Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Carcaño confesó a su novia Rocío que había matado a Marta del Castillo

Rocío era la novia de Miguel Carcaño, autor confeso del asesinato de Marta del Castillo. Ambos vivían en Camas (Sevilla), en el domicilio de la madre de la menor. Durante la búsqueda de Marta, antes de la confesión, convivieron con el asesino. Esto sirvió para que dieran varias entrevistas negando que tuvieran conocimiento alguno de que Miguel estaba involucrado en su desaparición. Es más, Rocío llegó a manifestar en Rojo y Negro que cuando le preguntaba a Miguel si sabía algo, él se ponía a llorar y juraba que no. Ahora, según ha revelado el Correo de Andalucía, esta chica sí que sabía por boca de Miguel que la joven había sido asesinada.
Ocurrió el pasado lunes. Por la tarde, la policía les tomó declaración y averiguó que Miguel les había confesado el crimen. Sin embargo, el investigador Nacho Abad ha puntualizado algunos aspectos sobre la información de este diario. El periódico sostiene que la abuela, la madre de Rocío y la menor sabían que Miguel la había asesinado. Según el colaborador de Ana Rosa Quintana, esto de haber sido así habría supuesto que las procesaran por un delito de encubrimiento. En cambio, sí que es cierto en el caso de Rocío, que pudo haber confesado que lo sabía y no habérsele sido imputado este delito puesto que es menor de 16 años y la Ley del Menor no considera este delito a esa edad.
Concretamente, según revela Europa Press, la confesión se habría producido el mismo día del crimen sobre las once de la noche. Y Miguel confesó que había golpeado a Marta en la cabeza y había arrojado el cuerpo al río con ayuda de sus amigos El Cuco y Samuel. Sin embargo, preguntada por Informativos Telecinco, Rocío ha negado rotundamente estas informaciones.
Nuevo escenario del crimen
Por otro lado, nuevas pruebas han generado nuevas hipótesis en cuanto al momento de la agresión a Marta. Por un lado, por los análisis de científicos se sabe que El Cuco estuvo en el piso de León XIII, puesto que se ha encontrado su ADN en la sangre de Marta del Castillo hallada en ese piso. Nacho Abad, en cualquier caso, ha especificado que esto no significa necesariamente que estuviera presente cuando se produjo la agresión.
Además, el análisis de las llamadas de las cabinas cercanas al piso donde se produjo el crimen ha descartado que fuese Miguel quien llamase a El Cuco, tal y como él declaró en un principio.
Ellos, incialmente, habían declarado que en el piso sólo estaba Miguel y que llamó a sus amigos tras cometer la agresión. En este punto, Nacho Abad se ha mostrado convencido de que "todos mienten" y que se han ido cubriendo unos a otros.
El Cuco cambia declaración
Estos nuevos datos llegan en un momento en el que El Cuco ha cambiado su declaración. Ahora dice que se inventó todo lo que dijo por culpa de la presión policial y que, para articular su relato, se inspiró en todo lo que había visto por la televisión. En realidad, ha dicho, él estuvo 'de botellón'.
Hay varias puntualizaciones que hacer en este punto, ha dejado claro el colaborador de Ana Rosa Quintana. Para empezar, El Cuco no pudo haber sacado de la televisión la idea de que Marta había sido arrojada al río puesto que él fue detenido a la una de la tarde y no fue hasta la noche cuando se informó de cómo habían dicho que se deshicieron del cuerpo. Nacho Abad cree que o se trata de una estrategia de la defensa o alguien está aconsejando mal al chico.
Es aquí donde cobra valor la declaración de Rocío a la policía, puesto que la joven, ha insistido Nacho Abad, reconoce que hay una posibilidad de que Miguel llegase a su domicilio a las once de la noche la noche del crimen, tal y como ella misma explicó que había sucedido, pero luego tal vez pudo salir y entrar a hurtadillas.