Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Milagro o negocio?

Una querella interpuesta por la Asociación de Víctimas de Asociaciones de El Escorial ha sido admitida a trámite. En ella se demanda a Amparo Cuevas, máxima exponente de las apariciones, y a otras trece personas más, por estafa, coacciones y detención ilegal. Esta mujer lleva asegurando desde los 80 que es capaz de contemplar apariciones marianas y que la virgen le manda mensajes. Todos los sábados se reúnen sus fieles en el prado de El Escorial a escucharla y a hacer donaciones.
LA ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS
Juan Carlos Bueno es el presidente de esta asociación de víctimas y asegura que es una "auténtica secta". Según su testimonio declara que "captan personas, se quedan con su patrimonio y les incomunican del mundo exterior". Su propio hermano ingresó en la comunidad hace tres años cuando se encontraba en un momento "muy difícil" de su vida. Además donó sus bienes personales que ascendían a un millón de euros. Gracias a esa gran cuantía de dinero, la comunidad le prometía "el cielo a toda nuestra familia".
Son en torno a 50 personas, entre 13 y 20 familias, las que han presentado la querella. Los casos son todos muy diferentes, desde niños y ancianos que son los más vulnerables hasta una joven portuguesa que "literalmente la secuestraron". Además según ha asegurado Juan Carlos, "hay muchas personas que no pueden dar la cara porque les cortarían su relación con sus familias".1
El proceso de fidelización es muy sencillo. Las familias son captadas en El Escorial y las llevan a una comuna en la que ingresan los recién llegados. A las mujeres las ponen un hábito y empiezan a trabajar en residencias en las que luego no pueden salir. Lo tienene "muy bien montado". En total son seis fundaciones y asociaciones cuyo objetivo, a nivel judicial, es atender a los pobres. Esa es "su excusa parapedir a los fieles su patrimonio y su pensión" pero si no tienen un nivel alto de patrimonio "no pueden entrar". Incluso, según afirma Juan Carlos, "hay familias que donan su sueldo íntegro".
El patrimonio inmobiliario de esta asociación asciende a 300 millones de euros que se "ha constatado en el registro de la propiedad". Los datos de la cuantía total de las donaciones es muy difícil de cuantificar ya que no es obligatorio registrarlo en ningún lado.
CÁMARA OCULTA
Dos periodistas de 'El Programa de Ana Rosa' hicieron una cámara oculta en la que recogen las declaraciones de los fieles que acuden cada sábado a contemplar las apariciones de mano de Amparo Cuevas. Alguno de ellos asegura que esta mujer ha sido capaz de "curar cánceres" y que el Señor la utiliza a ella como "instrumento" para mandar sus mensajes.
2 Una mujer dice que ha visto las apariciones en propia persona y que es normal que se den donaciones ya que sino "¿de qué se mantienen las obras?" Pero esto no queda aquí, ya que confiesa que hay personas mayores que han donado su piso a la comunidad. Pero los fieles niegan por activa y por pasiva que su asociación sea una secta.
UNA DE LAS FIELES
Ha entrado en directo en 'El Programa de Ana Rosa', Victoria, una de las numerosas devotas de Amparo Cuevas. Ella empezó a ir con su marido hace años cuando apenas eran quince las personas que se congregaban en el prado de El Escorial. La mujer ha confesado que se le ponían "los pelos de punta" cuando entró la vidente en trance con la virgen. A los tres meses volvió al mismo lugar pero ya eran unas cien personas las que estaban allí, "parecía un auténtico escándalo porque parecía eso un mercadillo en el que se vendían estampas y caramelos. Un jaleo". 
El programa se ha puesto en contacto con las personas responsables que figuran en la querella para darles la oportunidad de dar su versión. A pesar de ello, no han querido entrar en directo y no han dado declaración alguna.