Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere una joven tras someterse a una operación de reducción de estómago

Laura R.M, de 19 años de edad, padecía obesidad mórbida; pesaba 105 kilos cuando decidió operarse. Lo que en principio iba a ser una operación de 20 minutos se convirtió en un calvario de 10 horas. La familia asegura que “algo no se hizo bien” y exigen explicaciones.
“Eran 20 minutos de operación sin apenas riesgo. Duró 10 horas y nuestra hija murió”. El juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona ha abierto una investigación por la muerte de Laura R.M, una joven de 19 años que murió tras someterse a una operación de reducción de estómago en la clínica de cirugía estética Cima de Barcelona.
Laura padecía obesidad mórbida y decidió implantarse una banda gástrica vía endoscopia en una operación que llevaría a cabo un cirujano con más de 3.000 operaciones a sus espaldas. Ella mima lo escogió de una lista de médicos recomendados por la Clínica Londres. La pesadilla acaba de empezar.
Pesaba 105 kilos; entró en el quirófano soñando tener una talla 44, sin embargo, se encontró con la muerte. Los padres de la chica le decían que “hiciera una dieta” y Laura comentaba que “siempre iba a estar igual”. Finalmente decidió operarse. “A las 12:20 horas la bajaron a quirófano y ahí se quedó. Sobre las cuatro de la tarde subió el cirujano y dijo que él había terminado su faena pero que había sufrido un paro”, sentencia la familia. En este punto empezaron a preocuparse; nadie les informaba de nada.
Horas más tarde, la madre de Laura asegura que “salió un médico y dijo que habían pinchado una vena. La joven perdía mucha sangre”. La familia denuncia que el especialista vascular externo tardó mucho en llegar para detener la hemorragia. Si hubiera llegado antes se podría haber salvado. Una muerte, que como comenta su madre, se podría haber evitado con una dieta y un poco de ejercicio.
Aumentan las operaciones en España
Según el Instituto Nacional de Estadística, las operaciones de cirugía estética se incluyen en la cesta de la compra que mide la inflación. El presupuesto de las familias españolas ya no sólo se destina a vestido, vivienda o alimentación, ahora también se incluyen estas operaciones.
Hace unos años más del 90% de los pacientes que se sometían a un tratamiento de estética general eran de sexo femenino. Sin embargo, en los últimos cinco años se ha experimentado un notable aumento en la solicitud de los tratamientos por parte de los hombres, asegura Corporación Dermoestética.
Cada año unas 400.000 personas se operan en España. Se ignora cuantas de ellas no han cumplido aun los 18 años. Sin embargo, se estima que alrededor de un 10% de los pacientes que solicitan una intervención de este tipo son menores de edad, según la sociedad española de medicina estética (SEME). El gasto en España asciende alrededor de 800 millones de euros en operaciones de este tipo, con un coste aproximado de 2.000 euros por intervención, según la Sociedad española de cirugía plástica, reparadora y estética. España se ha convertido en el país europeo que más intervenciones de este tipo registra. Es además el tercero del mundo por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Intervenciones quirúrgicas más solicitadas
Las mujeres son las que antes acuden a las clínicas para operarse. A partir de los 18 años hasta los 35 las rinoplastias, los retoques de pecho y las liposucciones son los tratamientos más solicitados en Corporación Dermoestética. A partir de los 35, las líneas de expresión se suman a las correcciones del contorno corporal.
En cuanto a los hombres, en Corporación Dermoestética aseguran que hasta los 35 se decantan por las operaciones de orejas y nariz. A partir de los cuarenta, los tratamientos más demandados son los implantes de pelo, seguido de la liposucción y la blefaroplastia, que consiste en la eliminación de las bolsas de los ojos.
Operaciones a menores
Cada vez hay más menores que piden una operación de cirugía estética por su cumpleaños o en Navidad, sin embargo, la Ley no está muy clara. Determina una serie de supuestos en los que es necesario el consentimiento por representación ante una operación quirúrgica y en cuyo apartado se incluye a los menores. Sin embargo, establece un periodo comprendido entre los 16 y 18 años donde se exime a los adolescentes "no incapaces ni incapacitados, pero emancipados" de este consentimiento. No obstante, especifica que si la intervención implica "grave riesgo" los padres podrán ser informados. Corporación Dermoestética afirma que ellos nunca operan a menores de edad. Una operación conlleva un peligro que no debemos olvidar.