Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevas pruebas contra Rocío Galán

Nuevas pruebas contra Rocío Galán. Nacho Abad, que el pasado miércoles avanzó algunas, ha presentado en en exlusiva más indicios que apuntan a que la amiga de Ortega Cano y otros miembros de su familia están implicados en la llamada Operación Galán, por explotación sexual y blanqueo de dinero y de capitales.
Mientras Rocío insiste en defender su inocencia -"sólo hay indicios, pero no hay pruebas de nada", declaraba en una entrevista en exclusiva-, Nacho Abad hace lo propio y continúa presentando pruebas que implican a su familia en la Operación Toscana. Según ha explicado en 'El programa de Ana Rosa': "Todo apunta a que era ella quien contrabata a las chicas e incluso que sabía que había muchas trabajadoras que eran inmigrantes ilegales". Así, en las conversaciones grabadas por la Guardia Civil durante la investigación, se puede oír: "A las ilegales no las registres, apúntalas a lápiz para que las podemos borrar si hace falta".
"He pensado en contratar a una persona para que nos consiga 25 mujeres al mes con buena apariencia para los locales. Le damos 3.000 euros. Si consigue menos le pagamos menos y si consigue más, le damos más ¿te parece?'" , continúa explicando en esta conversación que Rocío mantuvo con su hermano el torero Juan Pedro Galán. Un delito como otro cualquier, porque según ha explicado el colaborador de Ana Rosa: "Si se paga a una persona para que traiga mujeres al club, esto también es delictivo".
Todo bajo control
Al parecer Rocío también sería la encargada de mover a las chicas de un club a otro y controlar el horario de las 'trabajadoras'. En total, los Galán cuentan con seis clubes, que embargó la Guardia Civil cuando fueron detenidos el pasado 17 de febrero y que ya han sido desprecintados. Así, en otra de las conversaciones se puede oír: , le dice al hermano."Hay que advertir a los encargado para que las obliguen a bajar. Los clientes se van de los clubes si no ven chicas", insiste.  "Juan.. me han dicho que las chicas duermen cuando debe estar abajo y no puedes permitirlo"
Nacho Abad ha matizado que según la ley, "en esos clubes no se puede hacer nada que no se puede hacer en un hotel". Así, sería ilegal que se juntase a dos 'empleadas' en la misma habitación cobrándoles el mismo precio que por estar solas (50 euros), como hacían para "tener más libres". Además "se movía a las chicas de unos a otros" y en los hoteles no se puede. El colaborador ha contado que en una conversación con su hermano, Rocío, que ha negado tajantemente estas acusaciones, aseguraba: " A Bibiana, una de las prostitutas hay que expulasarla porque está embarazada" y no puede trabajar.
El papel del patriarca 
Por su parte, Juan Galán (padre de Rocío y el torero Juan Pedro Galán) sería "Todas las negociaciones pasarían por él", desde la ampliación del negocio a la captacion de mujeres e incluso los precios. Su hijo, el torero Juan Pedro Galán, sería otra de las supuestas piezas claves del entramado. Él, junto a su hermana Rocío, serían los responsables de encontrar nuevas chicas, e incluso se habla de "coger mujeres de Haití", ha contado Nacho Abad. el presunto jefe de la organizacón .
Los dos hermanos también se encargarían de castigar a las chicas que no cumplen los requisitos impuestos.se escucha en otra de las conversaciones. Y es que el matador explica: "Ya sabes, cuando un cliente pague con VISA haces una fotocopia del DNI sin que se entere y le haces una ficha del hospedaje para la Policía". "A Ángela la castigas con 150 euros de multa para que vaya aprendiendo pero se lo quitas cuando un cliente pague con VISA",
Nacho Abad ha vuelto a recodar que las mujeres tenían que pagar 50 euros por el alquiler diario de las habitaciones más un plus de 10 euros por cada uno de los servicios que prestaban. "Además tenían que pagar dos euros por cada sábana", ha añadido. Y no ha querido pasar por alto que, aunque Ortega Cano ha hecho un comunicado asegurando que conocía poco a la familia, los Galán "están preparando información para demostrar que sí lo conocían".