Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Palomares, para gustos los colores

Aunque después de su paso por ‘Gran Hermano’ los grandes hermanos están curados de espanto, al igual que el resto del país, no han podido dejar de sorprenderse ante la presencia, maneras y actuaciones de nuestro querido Palomares. En un reportaje de la revista QMD algunos ex concursantes hablan de la figura más controvertida de toda la casa. Y como siempre, hay opiniones para todos los gustos.
Judith, la ganadora de a novena edición del reality ha puesto en duda algo que casi nadie es capaz de no pensar, la posible homosexualidad de Javier. "Creo que no es gay, que tiene un rol femenino, pero que su orientación es heterosexual. Los gays me atraen, pero este chico no". Una reflexión, de una experta en sexología, que es una prueba contundente.
 
Kiko Hernández, uno de los concursantes más polémicos de la historia del programa ha cambiado de opinión con el paso de los días.  "Al principio me parecía gay, pero él ha dicho que no y le creo aunque, nunca he conocido a alguien tan afeminado que no sea gay".
 
 
 
 
 Cristal y Amor, se muestran más exceptivas ante las versión del castellano manchego y ninguna de las dos cree en la heterosexualidad de Palomares.
 
Cristal considera que: "Quizás esté equivocado aún con su sexualidad". Mientras que Amor asegura: "Lo que le hace falta es darse una vuelta por Chueca".
 
 
Inma, la actual esposa del ganador, Pedro,  dice que no le atrae para nada este chico porque le gustan los hombres muy machos. Aunque no es muy clara en sus declaraciones. Primero dice que: "Le creo cuando dice que es heterosexual" y luego que: "Tendríamos una buena relación porque me encantan los gays".
 
 
 
 
También hemos querido conocer la opinión del cura que pasó por la casa de Guadalix y que pocos meses después de terminar el concurso, salió del armario y le gritó a los cuatro vientos su homosexualidad. Sin embargo, Rafa no se ha mojado demasiado y sólo ha dicho: "Lo va a pasar mal porque es un chaval muy frágil".