Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pamela: "Me encanta Óliver"

Visiblemente nerviosas, las hermanas de Los Palacios han visitado 'El programa de Ana Rosa' tras haber quedado a las puertas de ganar la novena edición del concurso. Casi cuatro meses que, en un principio, las hermanas vivieron por separado engañando a sus compañeros e intercambiando los papeles.
 
Las gemelas no se separan y parecen idénticas en su forma de vestir, maquillarse y hasta hablar. Pero las similitudes superan incluso estas barreras y llegan hasta los gustos más íntimos, ya que ambas mostraron la misma afinidad con su compañero Óliver convirtiéndose en lo que muchos han llegado a denominar como un trío inseparable.
 
Las gemelas han planchado, lavado y cocinado para su hombre. Óliver tan sólo tenía que pedir algo para que alguna de las hermanas cumpliera sus deseos. Pero ellas no creen que el motivo sea machista, "lo hicimos todo con corazón, porque queremos".
 
Sin embargo, esta amistad tuvo su crisis con la llegada de Soledad, la concursante argentina que, desde su entrada, acaparó la atención de 'su hombre'. Su comportamiento dolió mucho a Pamela, "lo pasé mal porque me sentía ignorada por él" y es que la concursante esperaba el apoyo de su amigo.
 
1 Pero la amistad tiene unos límites y ellos los superaron en ciertas ocasiones con besos y caricias espontáneos en la casa. Pamela, visiblemente inquieta lo reconoce "claro que me gusta Óliver, lo sabe España entera" pero ella no cree que sea posible una relación fuera una vez acabado el concurso.
 
El Don Juan, en la distancia, quiso estar con 'sus hermanas' desde Las Palmas y contestó a las inevitables preguntas acerca de Pamela. Él asegura que "a mí Pamela también me encanta" pero no se atreve a ir más allá "el tiempo lo dirá" repetía.
 
Pero su paso por la casa más famosa de la televisión ha dado para mucho. La personalidad y peculiaridades que caracterizan a las hermanas han generado todo tipo de polémicas durante el concurso. Una de sus obsesiones: la imagen. Podían pasar horas frente al espejo y el maquillaje era su arma infalible.
 
2 A tal punto llega su obsesión que cuando Conchi se quedó sin sus cosméticos anunció llorando que quería abandonar el concurso, lo que provocó una de las mayores discusiones en directo de esta edición. Conchi no rectifica y asegura que "habría abandonado".
 
Cuatro meses que han dado para mucho y han cambiado la vida de las hermanas que lloraban durante los últimos días de concurso. "Hemos vivido cosas muy bonitas" aseguran pero¿qué pasará fuera de la casa?