Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pantoja, enigmática en 'Hola': "Me gustaría estar con la persona que quiero, pero no puede ser"

Cada vez que Isabel Pantoja concede una entrevista en 'Hola' se genera un morbo muy especial por si vuelve a hablar de Julián Muñoz. Pero la folclórica tiene toda clase de recursos para mostrarse ambigua y enigmática, y lo ha vuelto a hacer. Habla del amor pero no da ni un solo nombre.
Profunda, reflexiva y muy enigmática. Así se muestra Isabel Pantoja en su última entrevista a 'Hola', hablando del amor pero sin decir ni un solo nombre. Como en esta frase:  "Cuando se quiere de verdad y te ves obligada a renunciar al amor, se pasa muy mal... sin dejar de querer ". 
A priori, lo más adecuado es pensar que sus palabras se refieren al fallecido Paquirri, ya que también asegura: "Me gustaría estar con la persona que quiero, pero... no puede ser". Pero tampoco se puede descartar que mientras hablaba también estuviese pensando en su último ex, Julián Muñoz.
Sean uno, otro, o los dos, Isabel Pantoja se muestra orgullosa y sin arrepentirse de cada amor que ha tenido. "No puedo decir, ni mucho menos, que elegí mal cuando me enamoré. Por otra parte, de los amores que he podido tener, sólo puedo decir que en todos me he entregado a muerte", se sincera en la entrevista, para más tarde recalcar: "No me arrepiento de haber querido a todas y cada una de las personas a las que quise en mi vida, porque yo he querido siempre de verdad".
Aún así, también admite que no está pasando su mejor momento. El amor no le sonríe, así que llena su "vacío personal con el trabajo".  "En estos momentos vivo dedicada a mi profesión porque me falta lo demás: no lo puedo negar", reconoce.
"Lo que me ha sucedido me ha hecho más débil en mi casa, pero cuando salgo de ella, respiro profundamente, me pongo las gafas y digo: '¡Ya está: palante!', y salgo con la cabeza alta, muy alta".
Sacando fuerzas de todos lados , continúa con buenos propósitos: "No estoy bien del todo, y tengo que dejar pasar el tiempo. Sólo podré tomar decisiones cuando esté del todo bien, y entonces las tomaré".