Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patricia Rato sólo tenía derecho a un apartamento en Madrid y un piso en Jaca

La separación de Patricia Rato y Espartaco se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar. Después de que el torero rompiese el acuerdo de separación, que habían firmado de mutuo acuerdo, la ya ex pareja tendrá que verse la cara en los juzgados. La cita será próximamente y mientras no llega, la revista 'Hola' adelanta cómo era el convenio regulador que no acabó de convencer al diestro.
Según el texto, Patricia Rato se quedaría con un piso de 90 metros cuadrados en Madrid y un apartamento de 60 metros cuadrados en Jaca (Pirineo Aragonés). La ex mujer del diestro no gozaría de ninguna otra propiedad. Sólo disfrutaría del piso que tienen en Sevilla hasta que su hijo menor, de ocho años, cumpliese la mayoría de edad.
Espartaco se quedaría con el resto de las propiedades de la pareja. El torero, que hace tres años y medio nombró a Patricia Rato apoderada en todas sus empresas y que recientemente le ha quitado esos poderes, debería encargarse de los gastos de colegios y de formación de sus hijos, que acostumbran a viajar al extranjero a completar sus estudios. Mientras, de la manutención (comida y ropa) y del personal de hogar se debería encargar Patricia Rato.
La ex mujer del torero haría frente a estos gastos con la pensión de 3.000 euros mensuales que recibirá del diestro. Además, según ha señalado Miguel Ángel Nicolás, "Patricia Rato podría empezar a trabajar porque ha recibido una oferta laboral". El trabajo será en Madrid y tendrá que vivir dividida entre la capital y Sevilla, "para que los hijos no tengan que cambiar su ritmo de vida".
"En resumen: el dembolso mensual de Juan Antonio Ruiz, sumando a lo anteriormente citado los gastos de estudios de los hijos y el mantenimiento del piso de Sevilla, y que seguirá siendo propiedad del torero, no llegaba a los 6.000 euros", explica la revista. Además, subraya que sólo tendrá que hacerse cargo de estos gastos "en el caso de que el diestro se encontrará en situación económica que le permitiera abonarlas".
¿Cuáles son las razones por las que Espartaco renunció a última hora a este convenio? Ésa es la gran pregunta que se hace ahora la gente, ha explicado Beatriz Cortázar. La colaboradora de 'AR', que ya adelantó hace una semana que el acuerdo de separación se rompió por motivos familiares y no monetarios, ha señalado que "nadie lo entiende" y "seguramente sea aconsejado por alguien".  
Sea por lo que sea. Lo cierto es que la pareja tendrá que verse las caras en los juzgados y la cita será próximamente en Sevilla.