Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 16 años de prisión para Fernando García

Fernando García, el padre de una las niñas de Alcásser se enfrenta a una pena de 16 años de prisión. La fiscalía le acusa de diferentes delitos de injurias y calumnias, producidos durante una tertulia televisiva de Canal 9.
 
 
Otra de las caras que se hicieron más conocidas en ese momento fue la de Fernando García, el padre de Miriam. Un hombre que luchó con uñas y dientes por sacar a la luz toda la verdad respecto al brutal asesinato de las niñas. Un hombre que actualmente se enfrenta a una pena de 16 años de cárcel por descalificar en una tertulia televisiva, emitida en Canal 9 mientras duró la vista oral a Miguel Ricart, al fiscal del caso, los forenses, la Guardia Civil y tres magistrados del Tribunal. El Ministerio Fiscal también pide una pena de multa de casi ciento catorce mil euros, ya que acusa a Fernando García y a su abogado de ocho delitos continuados de calumnias y nueve delitos continuados de injurias graves. El juicio se celebrará el próximo día 17 en Valencia.
 
Pero, esta petición moralmente abusiva, no sólo afecta al padre de una de las víctimas, sino que también a traído consecuencias negativas para Ignacio Blanco, uno de los colaboradores, Amalia Garrigós, la presentadora y el director del programa Ferran Pérez, que se enfrentan a penas de más de cuatro años.
 
Por otro lado, hay que tener en cuenta la fecha del 19 de enero de 2023, el día que podría ser la salida de prisión de Miguel Ricart, si el juez acepta la petición de la fiscalía de conseguir que permanezca en prisión 30 años. El máximo que permite la Ley, aplicándose así la doctrina Parot. Es decir, que la reducción de las penas se aplicaría sobre cada una de las condenas, no sobre el máximo de cumplimiento. Si no se aplicara esta doctrina, Miguel Ricart podría estar en libertad dentro de 3 años.
 
 
 
 
 
 
Declaraciones exclusivas de Fernando García
"Me encuentro decepcionado una vez más. Una nueva vez que la justicia llega a estos límites... Me piden 17 años por querer saber que le pasó a mi hija y saber los hechos, porque esto es lo peor que le ha pasado a mi familia, lo peor que me ha pasado en mi vida y el dolor de aquellos momentos lo único que me hacía era buscar a los asesinos de mi hija y detalles. Y claro, cuando preguntaba detalles y me daban unas explicaciones tan absurdas y tan aberrantes pues... Yo pienso que no he insultado a nadie, no he descalificado a nadie concretamente o ha personas concretas. Evidentemente, lo que hacía en esos momentos era enfadarme, cabrearme y morderme la lengua".
 
 
8 o 10 años después de las declaraciones
 
"Conociendo a los personajes. No ves que no tienen nada que hacer y como a ellos no les cuesta el dinero ni tener un abogado, ni tener procuradores. Sí que me lo esperaba, por supuesto".
 
Sus abogados
 
"Me dicen que los delitos que se me imputan son tan absurdos pero, claro los escritos y las grabaciones están. Los delitos son simplemente absurdos. Yo sólo pedía explicaciones".
 
"Llegó a decirme el jefe de los forenses, Fernando Verdú, que la desaparición de una de las manos de mi hija y diecisiete piezas dentarías, habían desaparecido por el efecto de la putrefacción. Bueno, y yo tenía en mis manos un libro de medicina forense del doctor Calabuch, que lo estaba leyendo en aquellos días y me estaba empapando un poquito de lo que era la medicina forense. Y en 74 días que estuvo mi hija enterada, según el informe forense, es muy difícil que desaparezca ni su mano, ni diecisiete dientes que le faltaban también".
 
Una vida diferente
 
"Por desgracia me quedé viudo también, mi esposa faltó. He rehecho mi vida, tengo una niña con 5 añitos, que es un ángel, es un cielo. Y trato todos los días de levantarme con ánimo y seguir adelante. La mira a ella y es el motor de mi vida".
 
¿Arrepentido de algo?
 
"Eso me lo han preguntado muchas cosas. ¿Arrepentirme? Hay que vivir el momento. Cuando uno se arrepiente de algo que ha hecho es porque lo ha premeditado, yo no premedite nunca nada yo solo me atenía a las circunstancias y al momento. Y arrepentirme de aquello que hice es absurdo, ha toro pasado no se debe arrepentir nadie nunca".
 
¿Miedo a la cárcel?
 
"Bueno, a nadie le gusta ir a la cárcel y fíjate si tuviera que ir yo a la cárcel pues más que nada por mi hija".
 
Las declaraciones sancionadas
 
"Eso son palabras que han puesto escritas que son inexactas a las que yo dije en su momento. Yo al fiscal no le dije nunca esas palabras exactamente. Yo lo que le dije es que debería haberse dedicado a trabajar, que era su obligación y haber hecho las cosas lo mejor posible porque yo reiteradamente le pedí al fiscal que nueve vellos púbicos que se encontraron en el cuerpo de las niñas, que no eran ni de ellas ni de Miguel Ricart, ni de Antonio Anglés y que eran de otras nueve personas diferentes, que los analizara y jamás tuvo a bien hacer los analisis pertinentes. Yo dije a preguntas de un periodista que me preguntó sobre el veredicto y le dije mi opinión: "Si de Miguel Ricart y Antonio Anglés no han encontrado ninguna prueba biológica y los están acusando a uno y a otro,  los condenaran". Si eso es prevaricar, si eso es..."
 
Ricart, ¿culpable?
 
"El lugar en el que dice el sumario que se comenten los hechos, yo he estado varias veces, y allí no hay ninguna prueba biológica de Miguel Ricart. Hay otras personas que no son buscadas, sólo se dedican a buscarme a mí, a querellarme a mí, que soy la persona que ha sido incomoda para ellos".
 
El dolor de un padre
 
"Miriam García Iborra era mi hija, que tenía catorce años. Catorce años que disfruté ella, que me la quitaron y que en aquel momento y ahora volvería a hacer lo mismo para buscarla en ese momento y saber quién la mató".