Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pilarita sobre el conflicto con Gonzalo: "Si llego a estar sola, os aseguro que me liquida"

La gallega ha llegado al programa dispuesta a seguir dando guerra. Si ya en el debate pasado Gonzalo le pidió disculpas y ella le respondió que "tú por tu camino y yo por el mío", el tiempo le está reafirmando en epítetos su decisión: "Es manipulador, zorrón, astuto, que no inteligente... es egocéntrico y narcisista. Lo único que esconde son muchas frustraciones y un gran complejo de inferioridad".
A cada cual, lo suyo
Ella ha asegurado que lo suyo fue "una caza de brujas" y ha repartido halagos con ventilador, a pesar de que "todos son como mis hijos". A Nagore le ha definido como "una manipuladora en toda regla" porque le dijo que fuera de la casa le sobraban dedos de la mano para contar sus amigos y nada más entrar "ya tenía siete para que no la nominasen".
De Rebeca guarda mucho cariño y "puede dar mucho juego en la casa", pero su muñeca Rosita "sigue siendo fea de cerca, a pesar de ser su vida, su amor". Sobre Indira también ha desplegado cierta ambivalencia. Por un lado "es una criatura adorable a la que quiero mucho" y por otro "está jugando" su particular juego de permanencia al liarse con Arturo.
A la familia, halagos
En cuanto a su hija Saray (Mama Chico infantil a los siete años), es todo alabanzas. A pesar de que se le estaba haciendo difícil lidiar "con todas las fieras",  no quería irse porque dejaba "mucho amor allí dentro". Y es que "yo por mi princesa mato", ha afirmado entre el clamor del público. De hecho, ha lanzado un mensaje a través de las ondas hasta a Belén Esteban: "¡Esa frase es mía!".
Lecquio, siempre atento a resquicios, ha indagado sobre el marido de Pilarica, Pilarita y la abstinencia sexual relativa y ella le ha respondido sin ambages: "Me case virgen, llevo con mi marido treinta años con algún resbalón pero todavía me río con él y él conmigo". Y finiquitaba: "Está como pez en el agua sin las dos mujeres de casa (...) y   Coco (su perro) está con una depresión que no come".