Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pipi: "Estoy a punto de arrojar la toalla"

Como colaboradora del programa, Miriam Sánchez ha ofrecido su versión de la ruptura con Pipi en numerosas ocasiones en el plató de 'AR'. Ahora le ha tocado a su "ex cari", como ella lo llama, que, con un aire mucho más tranquilo y sosegado, ha asumido que la ruptura es prácticamente inevitable.
Sin gritos, sin reproches y con un aire mucho más tranquilo que últimamente, Pipi Estrada ha acudido a 'El programa de Ana Rosa' para aclarar su postura sobre la ruptura (o no ruptura) con Miriam Sánchez. Si antes se resistía a hablar de separación en 'AR' ha admitido que está "a punto de arrojar la toalla" y hasta ha reconocido que Miriam ha dormido en el sofá (únicamente) la pasada noche.
"Uno no puede dejar de querer de un día para otro. Son tres años de intensidad, de muchas vivencias... Hemos crecido muchos en muchos aspectos y hemos crecido juntos. Hemos creado un patrimonio en el que lo más importante es nuestra hija", argumentó el comentarista deportivo para justificar su enfebrecida lucha contra la ruptura. Pero, tras una gran reflexión, su discurso ha cambiado: " Estoy ante una gran decepción, estoy flojo interiormente y estoy a punto de arrojar la toalla".
"No quiero obsesionarme, no voy a ir detrás de una cara o un cuerpo bonito. Yo quiero una mujer, un proyecto, un compromiso de lealtad, no hablo sólo de infidelidad...", relató Estrada, que, aún así tuvo tiempo para elogiar a Miriam, su "inteligencia" y su "materia prima como persona".
Además insistió en su comportamiento "impoluto en esta relación" y, aunque aceptó que en otros tiempos fue un "bragueta alegre", insistió en que le ha sido fiel a Miriam en todo momento.
También limó asperezas con Alessandro Lecquio, precisamente el origen de los rumores de infidelidad de Miriam y aseguró que nunca dudó de su mujer sino que sólo pidió una explicación.
Con quien no fue tan benevolente fue con César Sempere, el jugador de rugby con el que Miriam reconoció tener una "amistad" desde hace meses. Si bien admitió que es un buen jugador, también tuvo tiempo para sacar trapos sucios: "es anárquico, indisciplinado, ha tenido problemas de faldas en una discoteca de Valladolid, ha habido un juicio de faltas, ha habido un atestado de golpes..." Tanto que la propia Ana Rosa le preguntó: "¿pero que estás investigándolo?" A lo que él respondió que tiene amigos que controlan todos los "entresijos del mundo del rugby".