Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pipi ridiculiza a Miriam Sánchez en 'Qué me dices'

Pipi Estrada vuelve a la carga contra su ex Miriam Sánchez y contra todo el que se le pone por delante. El periodista deportivo, que cada día se sienta como asesor amoroso en 'Mujeres y hombres' muy modosito y correcto con su ex, suelta sapos y culebras en una entrevista a '¡Qué me dices!', donde hasta se atreve a posar ridiculizando a Miriam Sánchez, vestido de marinerito o con 'marcapack'.
"Me siento utilizado por Miriam", titula a toda plana la revista. Y bajo estas palabras aparece Pipi Estrada, emulando la última portada de Miriam en esta revista y con un slip mini. En su cuerpo pueden leerse los nombre de casi todo el plantel de 'Sálvame', programa del que fue expulsado tras agredir a Jimmy Giménez Arnau y con el que, visto lo visto, no guarda un buen recuerdo.
Como tampoco lo tiene de Alessandro Lecquio, del que se especuló que tuvo un idilio con Miriam. Pipi, por su parte, tiene claro cómo fue esta historia: "Él lo intentó de todas maneras, incluso invitándola a vinos, a porritos y a cosas".
Pero, sobre todo, Pipi critica a Miriam Sánchez, a la que reprueba su comportamiento supuestamente alocado y su falta de lealtad. "Desaparecía de jueves a domingo", recalca el periodista a '¡Qué me dices!'., que la describe como "inestable" y "depresiva". Y se pronuncia nuevamente sobre la faceta de madre de su compañera en 'Mujeres y hombres': "Con buenos sentimientos pero muy poco esfuerzo".
"Cuando yo la conocí no articulaba palabra, ni construía una frase. Ahora parece Pipi 2. Tiene una gran dicción y es un animal televisivo. Yo me he dejado las cuerdas vocales para que ocupe un puesto respetado en la sociedad. ¡Que mire dónde estaba antes! Ella siempre ha tenido claro el objetivo que quería y, una vez alcanzado, yo sobro", continúa Estrada.
De lo único de lo que sí guarda buen recuerdo es del sexo juntos, tema sobre el que se explaya. "Hemos sido adictos. Nos faltó hacer el Kamasutra con números romanos".