Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: “El aborto y la memoria histórica son una excusa para no hablar de economía”.

El nuevo curso político ha comenzado ya para todos, también para el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, que hoy ha querido retomar su discurso en el Programa de Ana Rosa con nuevo aire ‘esperanzador’. Lejos de la crispación que identificó al Partido Popular durante la pasada legislatura, el líder de la oposición se presenta ahora como la solución a una crisis de la que, asegura, “vamos a salir bien”.
Una vez soslayadas las profundas desavenencias en materia de terrorismo que durante más de cuatro años han condicionado las relaciones entre Rajoy y Zapatero, el Partido Popular, renovado tras el Congreso de Valencia, centra en la crisis económica su gestión de oposición. “Creo que ahora las cosas se están haciendo bien en materia antiterrorista porque el Gobierno ya está fuera de la negociación”, ha asegurado el líder de la oposición al tiempo que cuestionaba la capacidad de Zapatero para sacar a España de una crisis de la que, según el mismo, “se sale”. El acuerdo contra ETA es tal que Rajoy ha rebajado su discurso con respecto a De Juana Chaos. “Es verdad que De Juana cumplió su condena y que lo hizo en base a una ley anterior. Con la nueva ley de 2002, De Juana no hubiese salido en la cárcel en 40 años. Lo que sí hay que evitar es que se produzcan situaciones tan bochornosas como lo es que un terrorista pueda poner un negocio en el mismo edificio donde viven familiares de víctimas y también estamos trabajando para eliminar las calles cuyos nombres suponen una exaltación del terrorismo” .
Aludiendo a las palabras que el Presidente del Gobierno pronunció en el pasado congreso socialista de Madrid sobre la responsabilidad de los conservadores americanos en la crisis mundial, Rajoy le ha pedido al Gobierno que actúe desde dentro y deje concentrarse en el exterior. “Echarle la culpa a los factores externos es absurdo. En la crisis influye la falta de liquidez y la subida del precio del petróleo pero lo que ocurre en España es que se ha estado viviendo durante cuatro años de la herencia y ahora pesan las decisiones que se han tomado. La crisis tiene solución, pero podemos salir antes y con menos costo si se gobierna, si se toman medidas y decisiones y no creyendo que los problemas se solucionen solos, que es lo que piensa Zapatero”.
Respaldado por la política económica que llevó a acabo el Partido Popular en el año 1996, Rajoy ha enumerado una serie de medidas que él tomaría si estuviera al frente del Gobierno. “Yo sé lo que es una crisis porque la he vivido y hay tres medidas que deberían aplicarse de inmediato: aplicar un plan de austeridad, bajar los impuestos a pequeñas y medianas empresas y ayudar con las hipotecas”.
El aborto y la memoria histórica, cortinas de humo
Sobre la reforma de la ley del aborto y la memoria histórica, también citados en el congreso de Madrid, Rajoy ha dicho que el Gobierno se sirve de “dramas” como éstos para no hablar de la situación económica que vive España. “Zapatero debería tratar el tema del aborto de otra forma. Yo no soy mujer pero el aborto es un drama y el Gobierno lo utiliza para no hablarde lo que realmente es importante, que es la economía. No sé porque hablaron de este tema en el congreso si ni siquiera estaba en el programa. Y en cuanto a la memoria histórica, es triste tener que estar hablando de la Guerra Civil 70 años después. Sobre todo porque en el año ’78 todos nos pusimos de acuerdo para mirar al futuro y ahora hablando de esto lo único que se consigue distraer, desviar y generar tensión para lo mismo, para no hablar de la crisis”.
El partido va bien
Sobre la convivencia interna en el partido, Rajoy ha asegurado que está “muy contento y orgulloso de su equipo” y que sus relaciones con Esperanza Aguirre siguen siendo buenas. “Tuvimos un momento de discrepancia, como puede ocurrir en cualquier organización, pero mi relación con ella es buena”.