Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raquel Sánchez Silva: "Cuando a Toni se le cayeron los pantalones entendí que tenía que estar cerca de los supervivientes"

Diez días después de regresar de Honduras, Raquel Sánchez Silva recuerda con emoción todo lo vivido en la isla. Con su eterna sonrisa, la presentadora más dicharachera reconoce que cuando aceptó el reto de 'Supervivientes' tenía dudas sobre cual debía ser su papel pero que nada más aterrizar y después de unos minutos en directo descubrió, gracias a Toni, que tenía que estar cerca de los supervivientes y tirarse al barro con ellos si hacía falta. Así lo hizo. Raquel lo dio todo y su trabajo le ha granjeado el favor del público.
Divertida, entregada, profesional, dicharachera, desenfadada... Así es la Raquel Sánchez Silva que hemos descubierto en Honduras y que se ha convertido en el gran descubrimiento de esta edición.
Radiante y feliz, a Raquel nada puede borrarle la sonrisa de la cara. Ha disfrutado cada minuto y así lo transmite cada vez que tiene ocasión. "Hemos sido muy felices en Honduras. Todo ha encajado tan bien... La isla se ha convertido en la protagonista porque todos los días pasaban millones de cosas. Eso es una bendición para un programa.No estoy triste, estoy absolutamente feliz, por como ha ido todo. No tengo más que alegría y felicidad y tengo la sensación de que me va a durar entre ocho y diez meses", dice la presentadora.
Convertida en una auténtica superviviente, Raquel ha vivido momentos duros, pero, según ella misma dice, es lo que tiene hacer un programa así. "Los programas de aventuras son de aventuras. Si vas tienes que asumir que puedes enfermar, que vas a estar bajo el so... Si no quieres eso, no vayas", explica Raquel.
Ella era la reina de la isla. En cada conexión lo daba todo y se convirtió en una pieza clave dentro del engranaje de 'Supervivientes'. Sin embargo, Raquel no siempre tuvo claro su papel. Tras la llamada que la propuso formar parte del proyecto, Raquel se bloqueó. "Tenía terror. Me quedé en estado de shock y tuve que pedir tiempo muerto y que me llamaran en diez minutos", recuerda la presentadora.
Sin embargo, Raquel aceptó el reto, aún sin saber cómo debía afrontarlo. " Cuando llego a 'Supervivientes' me digo '¿cómo hago esto'. Me sentía perdida", dice la periodista que pese a todo siguió adelante. 
Afortunadamente, Toni se cruzó en su camino y la iluminó. "El momento en el que se le caen los pantalones a Toni por mi cabeza sólo pasa una cosa 'o me mancho o no' y me dije: ' yo me mancho hasta aquí' (lo dice mientras se señala la cabeza). El momento de Toni fue clave porque entendí cual debía ser mi papel. Entendí que tenía que estar lo más cerca posible de los supervivientes", dice Raquel.
A partir de ese momento todo fue sobre ruedas. La presentadora se convirtió en un apoyo para los concursantes, a los que poco a poco fue dando algo de cuertelillo por el cariño que sentía. Dejó de ser tan estricta a la hora de quitarles las recompensas y entre ellos surgió algo muy especial.  "Ellos tienen que hacer todo por conseguir comida, la recompensa... Están muy competitivos y tú tienes que trabajar la distancia de yo soy el árbitro y me tenéis que hacer caso y trabajar el cariño, que sientan que si están en dificultades estás con ellos. Yo, de verdad, los quiero", señala la periodista.
"Rosa es justa ganadora"
La gala final estuvo llena de emociones y pese a las voces que señalan a Sonia Monroy como auténtica ganadora, Raquel asegura la victoria de Rosa es merecida. "Es una justa ganadora. Ha demostrado que sabe hablar cuando hay que hablar y sabe cuando hay que callarse. Además, también se ha dejado llevar por la experiencia. Rosa ha vuelto llena de triunfo vital", explica Raquel Sánchez Silva. 
Sobre la relación de Rosa con Montalvo, Raquel ha explicado que nunca vio nada más allá de una sincera amistad. "Se querían muchímo, nunca he advertido nada romántico pero si en algún momento ha podido  haber algún cariñito, a mi me parece muy saludable", dice Raquel que asegura que aunque Rosa sabe mucho de los medios y tiene mucha experiencia hay veces que se deja llevar, tal y como se vio en la gala final con el enfrentamiento con Amador. "En el momento en el que dice este ese es su momento, ahí está siendo Rosa Benito", dice la peridista.
Tatiana, puro corazón
Aunque todo el mundo destaca el cambio de Rosa Benito, Raquel asegura que todos los supervivientes han cambiado. La experiencia vivida en Honduras ha hecho mella en todos, sobre todo a Tatiana, de la que ha querido destacar que es algo más un físico espectacular. "Lo mejor de Tatiana es el corazón, es un amor de mujer", dice Raquel.
Aída se ha equivocado
Respecto a la polémica con Aída, Raquel Sánchez Silva ha destacado que la superviviente se equivocó al hablar con Rosa. "Creo que cometió un error con esa conversación", dice Raquel, quien se lo ha dicho en la cara a la propia Aída.
Los rumores no deberían estar por encima de la experiencia de 'Supervivientes'
Consciente del interés mediático generado por algunos de los supervivientes y algunos rumores que han surgido en torno a ellos, Raquel ha lamentado que estos temas pasen a primer plano. "Me parece lógico que se hable, pero que se convierta en lo principal... Yo soy una defensora del programa y lamento que suban esas cosas a primer plano", dice Raquel.