Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Carbonero sufre por la derrota de Iker

Tras salir publicadas las fotos que confirmaban la relación entre la periodista y el portero del Real Madrid, la pareja sigue cumpliendo con sus compromisos profesionales y afrontan el duro momento que vive el equipo madridista, eliminado de la Champion League el pasado martes. Mientras el portero del Real Madrid daba la cara en rueda de prensa, Sara Carbonero daba paso a sus declaraciones con una suspiro más que sospechoso.
La vida sigue y tras protagonizar la portada de la revista Lecturas con una fotos que confirman su romance, Iker Casillas y Sara Carbonero continúan con sus compromisos profesionales con la mayor normalidad posible, pese a haberse convertido en la pareja del año y siendo objetivo prioritario de las cámaras.
Ajeno al revuelo en la prensa del corazón, Iker Casillas afrontaba ayer uno de sus peores momentos profesionales tras la eliminación, nuevamente, del equipo madridista en octavos de final de la Champion League. Asumiendo su papel de capitán, el guardameta salía al paso de las críticas en rueda de prensa.
Mientras, su chica continuaba como presentadora de Deportes de Informativos Telecinco y se veía obligada a dar paso a las declaraciones de su chico.
Sin embargo, sus gestos la delataban el miércoles por la noche, el día que salieron las instantáneas, cuando tuvo que dar paso a unas declaraciones de Iker. La periodista se vio obligada a hacer una pausa y suspirar antes de pronunciar el nombre de su chico.
Juntos en un restaurante madrileño
Tras salir a la luz su relación, la pareja, lejos de esconderse, se ha dejado ver comiendo juntos. Según ha comentado Marisa Martín Blázquez en 'El programa de Ana Rosa', Iker y Sara han acudido a comer a un restaurante de Pozuelo de Alarcón, donde se convirtieron en el centro de atención de todos los comensales y vecinos.