Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sonsoles Espinosa se siente "en Madrid como en una sartén hirviendo"

Desde el cura que casó a los Rodríguez Zapatero en 1990 a la diseñadora que viste habitualmente a Sonsoles. Todos han tenido su autorización para que hablen con la revista sobre su familia, la política o su papel en la reelección de José Luis Rodríguez Zapatero.
"Siempre que necesita un remanso de paz se escapa a León a tomar un café con los suyos", afirma su amiga Lola, esposa del periodista y crítico musical, Miguel Ángel Nepomuceno.
El matrimonio de León explica que "en Madrid se siente como en una sartén hirviendo. Sonsoles no es nada política". Ella prefiere pasear por Barcelona o por los Campos Elíseos de París, donde pasa mucho más desapercibida.
Fuera de la política
La diseñadora Elena Benarroch cuenta que gracias al coro "puede viajar de manera anónima por el mundo". La peletera asegura que Sonsoles es muy celosa de su intimidad. "En Madrid se siente enjaulada (...) La vida que hace es doméstica. Al margen del coro, sus hijas, sus paseos y la piscina, no hace vida social. No le divierte la Moncloa. Ni le interesa. Por eso le espanta que la reconozcan por la calle. Le gustaría pasar inadvertida, pero no se da cuenta de que su marido es el presidente del Gobierno. Es una mujer de presidente atípica", explica Benarroch.
Al parecer, la mujer de Zapatero no se considera la primera dama y cree que ése es "un papel que corresponde a la Reina y luego está la Princesa de Asturias", cuenta su amiga Lola Nepomuceno.
Hablando de política, la amiga de la mujer del presidente, Marifé Santiago, asegura: "Sonsoles no tiene la llave de la reelección de su marido. ¡Qué topicazo! Ella es sensata y sabe donde está". Y añade que Sonsoles sabe que "su sitio está en Madrid con su marido".
Preocupada por sus hijas
Aún así, Samuel Rubio, el sacerdote que la casó, explica que desde la sombra consigue "que se hagan realidad ciertas cosas, como que la catedral de León tenga un órgano nuevo".
El sacerdote no quiere dejar pasar por alto que lo que peor le sienta a Sonsoles es que "sus enemigos han usado a sus hijas para cargar contra ellos". Se refiere especialmente a la imagen que se tomó durante la visita de la familia Rodríguez Zapatero en Washington. "Quizás tendrían que haber consultado a sus asesores de estilo para vestir a las chiquillas", matiza Samuel Rubio.