Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chabelita salió abatida de la reunión con su madre en un hotel, según Sandra Aladro

Después de veinte días sin verse, Chabelita se reencontró con su madre en un concierto. Acompañada de su hijo y de su nuevo novio, Alejandro, Chabelita decidió sorprender a su madre en un momento realmente delicado. Un día después del concierto, el domingo, Chabelita se reunió durante dos horas con su madre en el hotel y, según Sandra Aladro, salió abatida de esta reunión.

Cuando Isabel Pantoja atraviesa su momento más delicado y después de varias semanas sin verse, Chabelita ha querido reencontrarse con su madre. La hija de la tonadillera decidió acudir a un concierto que su madre ofrecía en Almería el sábado por la noche y permanecer a su lado hasta el domingo.
Según ha relatado Sandra Aladro, el día después del concierto Chabelita se reunió con su madre a solas. Dulce se llevó al pequeño, Alejandro se quedó en su habitacion y las personas que acompañaban a Isabel Pantoja abandonaron sus dependecias para dejar que madre e hija hablaran tranquilamente. Lo hicieron durante dos horas y, aunque no ha trascendido lo que se dijeron, Sandra Aladro ha asegurado que Chabelita salió abatida, por lo que poco después compartió en Twitter su malestar. "De esos días en los que necesitas un abrazo muy fuerte", escribió Chabelita, que se marchó del hotel sin despedirse de ninguna de las personas que acompañaban a las artista.
Los gestos de Isabel Pantoja evidencian que se siente sola, desprotegida y abandonada
A dos días para que se cumpla el plazo para que haga efectiva la multa de 1.147.000 euros impuesta por el juez, 'El programa de Ana Rosa' ha analizado los gestos de la tonadillera en los últimos días. "A su llegada a los juzgados va agarrada a dos personas como si fueran unas muletas, tiran de ella, la van guiando. Ella se siente un poco perdida en esta situación. Cuando entra dice aquí estoy yo, parece que hay cierta esperanza y confianza en sí misma. Se siente sola, desprotegida y abandonada, parece que le faltasen vínculos", dice la psicóloga, que ha asegurado que la tonadillera encuentra fuerza para seguir luchando en sus conciertos. "En un concierto se siente feliz, fuerte y viva. Sale con los brazos extendidos, pisa fuerte... Refleja que no van a acabar con su arte. En el concierto se la ve convencida de lo que va a pasar."