Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mar Flores: "Me siento tranquila y serena, estoy sumiendo situaciones nuevas"

Mar Flores está tranquila. Ha pasado un mes y medio desde que confirmara su separación del empresario Javier Merino y parece que la modelo va retomando su vida poco a poco.  "Estoy serena, asumiendo las situaciones nuevas que te pone la vida", ha dicho Mar, que se ha quejado del acoso mediático que está sufriendo y de los continuos rumores sobre posibles idilios. 

Mar Flores vuelve al trabajo. La modelo ha reaparecido como imagen de un perfume y ha hablado de todo. "Me siento tranquilay serena, asumiendo las situaciones nuevas que te pone la vida. En estos años le he dado importancia al espírtu, a la cabeza y a la formación de valores de mis hijos", ha dicho Mar.
Desde que se separara de Javier Merino, Mar Flores se ha convertido en objetivo prioritario de los paparazzis y los medios ya le han atribuido algún que otro romance. "Para estar en este mundo y mantenerte tantos años hay que aguantar mucho. Esas cosas que se han hablado, ha sido sacar de quicio situaciones que no son correctas".
A la modelo le incomoda esta situación, sobre todo por sus hijos, a los que trata de explicar las cosas. "Me da pena porque mis hijos ven las revistas pero tengo la tranquilidad y la madurez para decirles que se dicen muchas cosas que no son", ha dicho Mar, que no se plantea rehacer su vida. "Mi vida la tengo muy hecha".
Lequio: "A Mar no hay que creerla nunca"
Mar Flores ha reaparecido como imagen de un perfume y Alessandro Lequio ha aprovechado para arremeter contra ella. "Mar Flores vive obsesionada con triunfar y un fracaso es un paso atrás y por eso nunca va a reconocer nada", ha dicho Lequio, que ha relatado cómo la modelo mintió a Fernández Tapias cuando iban a salir las fotografías de su encuentro en Roma. "A Mar no hay que creerla nunca".