Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Había cosas para Marieta y para mí"

Hay más cosas de las que ponía el testamento de Rocío Dúrcal y los hijos de la cantante fallecida y Junior no están dispuestos a renunciar a su parte. Está claro que la reconciliación no se va a producir y el propio Junior ha tirado la toalla: "Ya es cuestión de abogados".
La batalla por la herencia entre Junior y sus hijos no se va a solucionar de manera amistosa. Hasta el propio patriarca ha tirado la toalla y asegura que "ya es cuestión de los abogados". Pero mientras el caso llega a los tribunales, se van sabiendo más detalles sobre el origen de la polémica.
Maria Martín Blázquez ha comentado en 'El programa de Ana Rosa' que "Antonio Morales (hijo) era conocedor de todos los bienes familiares y era él quién les asesoraba". Por eso, para la periodista del corazón "el argumento de que quiere conocer cuáles son se queda cojo".
"Se enteraron de manera casual. Junior le pidió a Antonio que fuese a recoger unos documentos y unas cajas y ahí es cuando ven todas esas empresas que no gestionaba el propio Antonio", apuntó Beatriz Cortázar.
De lo que no hay duda es de que hay más bienes de los que aparecen por escrito. Lo confirma el propio Junior: "Había cosas para Marieta y para mí". Cosas que los hijos Antonio y Carmen quieren tasar y reclamar su parte del valor a su progenitor.
"El problema es que Junior no tendría la liquidez suficiente y si fuese así la casa de Torrelodones tendría que salir a subasta pública y venderse".
Por el momento habrá que esperar al 19 de mayo, cuando podrán verse las caras en el Juzgado de Collado Villalba y el juez tendrá que decidir si Junior está obligado a presentar ese documento o no, como señaló Cortázar.