Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Tras degollarla, se reía y le daba patadas"

Álex Martínez ha narrado en 'El Programa de Verano' cómo vivió la muerte de su novia en primera persona. La joven fue degollada cuando salía de una discoteca por otra chica que la conocía y que llevaba años amenazándola.
Álex Martínez fue testigo de cómo mataban a su novia de 20 años la madrugada del pasado 26 de julio. La pareja salía de una discoteca de Sueca (Valencia) cuando otra joven se avalazó sobre ella y la degolló. El relato del chico es escalofriante: " Nora me cayó en los brazos, todavía respiraba, la apoyé en el suelo, la giré y le tapé laherida durante media hora hasta que llegó la ambulancia".
El joven ha acudido a 'El Programa de Verano' para contar este suceso, que ha conmocionado a todos los que conocían a cualquiera de estas jóvenes. La agresora ya tenía antecedentes, era una chica violenta con "tres o cuatro juicios pendientes" y esa misma noche había tenido una pelea con la fallecida. Sin embargo, "¿quién iba a pensar que una chica de 19 años lleva encima una navaja?", se pregunta Álex, que también cuenta que desde hacía tres años la amenazaba continuamente.
La frialdad de la atancante fue aún mayor. "Se reía y le pegaba patadas cuando estaba en el suelo. Todavía no te mueres, le decía", narró el joven. Y, "cuando llegaron los de seguridad, sólo preguntó: ¿Cuántos años me van a caer?".
Álex Martínez reconoce que todavía no se cree todo lo que sucedido. Siente rabia e impotencia por "saber que ella está respirando" y que su novia "ya no está aquí". Además, aunque no llevaba demasiado tiempo con la fallecida, sí tenían una relación muy especial y vivían juntos. "Yo ahora duermo con mi madre, no puedo dormir en mi habitación, su maquillaje todavía está en mi almohada", confiesa con dolor.
Además, insiste en que no le parece justo que la asesina sólo vaya a estar en la cárcel veinte o treinta años pero añade que la familia de ella es muy buena y está también destrozada.