Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las elecciones del '5'

El PSOE ganó ayer las décimas elecciones generales de la democracia y su líder, José Luis Rodríguez Zapatero, revalidó el cargo en su examen más difícil. La noticia es que PP ha vuelto a perder, pero con un balance más copioso. La debacle de IU y de las fuerzas nacionalistas nos dejan un panorama político más polarizado que nunca.
La resaca del 9-M nos habla de las elecciones del '5'. Cinco han sido los escaños que han incrementado las dos grandes fuerzas políticas de nuestro país. Cinco escaños menos, han sido también, los que han precipitado a Esquerra Republicana a su peor representación en años. E idéntica cifra de representantes perdía el PSOE en la campaña andaluza, aunque Chávez volvía a revalidarse en el cargo 18 años después con nueva mayoría absoluta.
Con el 99,8% de los votos escrutados y una participación del 75,33%, los socialistas lograban 169 escaños (cinco más que ahora) con el 43,72% de los votos (un punto más). Idéntico aumento se ha producido en las filas del Partido Popular. Los populares ganaban cinco escaños (de 148 a 153) y dos puntos más (40,13%) respecto a 2004.
PSOE y PP ocuparán 323 de los 350 escaños en el hemiciclo del Congreso, algo que nunca había ocurrido con anterioridad en la historia de la democracia. Este avance ha sido a costa de los retrocesos de Izquierda Unida y de los partidos nacionalistas, que han alcanzando su menor cuota de la democracia, con sólo 24 diputados, 9 menos que hace cuatro años.
Mientras los partidos más moderados, CiU y PNV, mantienen casi intacta su fuerza en el Congreso, los independentistas de Esquerra Republicana de Cataluña, sufren el peor revés en número de escaños de todas las fuerzas políticas al reducir su representación en 5 escaños.
IU sale de las elecciones del 9-M sumido en una crisis sin solución aparente, a expensas de una renovación significativa en las filas del partido. Y es que la coalición que lidera Gaspar Llamazares, registraba un porcentaje de apoyo inferior al 4%, algo que no ocurría desde 1982. Gaspar Llamazares admitió ayer el 'fracaso' sin paliativos, y aunque no presentó su dimisión, si anunció que no se presentará a la reelección como coordinador en la próxima Asamblea Federal del partido. 
La gran novedad del 9-M es el escaño logrado por UPyD en la circunscripción de Madrid, por la que se presentaba Rosa Díez. La ex eurodiputada socialista destacó que su partido había obrado el 'milagro' de lograr en sólo seis meses representación parlamentaria y más de 300.000 votos en el conjunto de España.
Por su parte, el socialista Manuel Chaves, que cumplirá 22 años al frente del Gobierno andaluz, consiguió ayer ganar sus sextas elecciones como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía con mayoría absoluta al igual que hace cuatro años, pero con un incremento de 10 escaños del PP.
Con una participación del 75, 33 % parece imposible deducir si el asesinato el viernes de Isaías Carrasco, concejal hasta 2003 del ayuntamiento de Mondragón ha influido o no sobre los comicios en beneficio del Partido Socialista o Partido Popular. Pero parece claro que las repercusiones del sanguinario atentado de ETA han sido incomparables respecto al atentado terrorista del 11-M hace cuatro años.
La legislatura se presenta complicada sin el consenso de las dos principales fuerzas políticas del país. Se pone en marcha con grandes temas sobre la mesa como la desaceleración del crecimiento económica, la decisión sobre el Tribunal Constitucional o el Estatuto autonómico catalán. Y es que en la jornada del '5' el bipartidismo en España se mostró más consolidado que nunca.