Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos ex empleados de Alejandro Sanz se declaran culpables de extorsión

Alejandro Sanz ya puede estar tranquilo. Sus dos ex empleados, acusados de extorsionarle, se han declarado culpables tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía Estatal de Miami. Fueron arrestados a finales de 2006 por pedir al cantante español 500 000 dólares para no divulgar aspectos de su vida privada.
Carlos González, mayordomo de 37 años y su pareja Sylvia Helena Alzate de 48 años, trabajaban para Alejandro Sanz en su residencia de Miami Beach. Conocían a la perfección el día a día del cantante y por ello le chantajearon con que divulgarían cuestiones muy íntimas de su vida privada. El cantante no aceptó la extorsión por lo que denunció a sus empleados.
Tras ser arrestada la pareja, Alejandro hizo público un comunicado en que confesaba que tenía un segundo hijo, Alexander, fruto de su relación extramatrimonial con la peluquera puertorriqueña Valeria Rivera. Tras el escándalo que se produjo, el cantante español se separó de su esposa Jaydy Mitchel.
Finalmente, González y Alzate, tras confesar su culpabilidad, han aceptado permanecer dos años de libertad condicional y no divulgar detalles sobre el caso. Este acuerdo se producía momentos antes de que se iniciara el juicio contra ellos. El mayordomo se enfrentaba a 50 años de cárcel mientras que su compañera sentimental a 15.
 
El juez también ha considerado que los dos ex empleados tendrán que mantenerse alejados de por vida del cantante y de todo lo que le rodea además, de firmar un contrato de confidencialidad por el cual no podrán acudir a ningún medio para contar nada sobre la vida de Alejandro.