Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo hacer frente a la hipoteca en la crisis

María José Rodríguez tiene 47 años y dos hijos, uno en paro. Está de baja por una operación. Y no tiene derecho a la prestación por desempleo porque era autónoma. Se enfrenta a dos hipotecas, una de 563 euros y otra de 400. En el banco sólo tiene 3 euros.
¿QUÉ OCURRE SI NO PUEDES PAGAR?
Fernando Encinar ha ido al grano. La primera pregunta, sobre lo más importante. Con respecto a María José, ha dicho que el caso tiene dos caras, una buena y una mala. La mala es que corre un riesgo muy alto de perder su casa si no paga. La mala es que se trata de un caso extremo y poco habitual. Aunque lo que ocurrirá será lo siguiente:
1- Primero el banco contactará el primer mes por si hay un error burocrático o de otro tipo.
2- Después, al segundo o tercer mes, te avisará de que el impago genera intereses.
3- Al final, intentará negociar.
¿HAY QUE PREOCUPARSE POR LA SITUACIÓN?
No estamos tan mal. Con lo bajada de tipos de interés "se ha dado un balón de oxígeno" a los hipotecados". Por otro lado, las medas del Gobierno están aliviando la situación. Si uno está en paro, puede reducir su hipoteca hasta en un 50%. Y también "la bajada de tipos ha supuesto un balón de oxígeno". Medidas que permiten, al menos, esperar a que la situación económica general mejore y uno vuelva a tener un empleo.
¿SE PUEDE ENTREGAR LA CASA AL BANCO Y OLVIDARSE?
No. El caso español no es como el estadounidense ni la banca española es igual. En ese país, uno introduce las llaves en un buzón que facilitan las sucursales bancarias y se olvida de su deuda. Pero en España es distinto: "Aquí el banco actúa sobre tus bienes, tu nómina y/o tus avalistas".
Es decir, lo que se puede hacer es vender la casa. El problema es que ya no estamos en un mercado alcista y los precios han bajado. Es decir, ahora hay precios cercanos a los de 2005. Si se ha comprado la casa en 2006, 2007 ó 2008, se perderá dinero. En el hipotético caso contrario, el banco devolvería dinero al cliente si ha vendido por más.
UN CONSEJO
Lo más recomendable es hablar con el banco. Siempre. "Los bancos no quieren morosos, pero tampoco quieren perder clientes". La negociación es siempre la mejor salida. Los bancos ofrecen posibilidades y renegocian las hipotecas. Las pueden ampliar. Esto puede que las encarezca, pero se trata de salir del paso hasta que lleguen tiempos mejores. 
Si, por el contrario, no pagas y entras en una lista de morosos te has buscado un problema. En palabras de Ana Rosa Quintana: "es la muerte civil".
¿NOS HIPOTECAMOS EN UN MERCADO CON 'SOBREPRECIOS'?
Sí. Sin ninguna duda. De hecho, idealista.com siempre ha denunciado una situación "anómala", ha reconocido Fernando Encinar. No en vano, en 2004 lanzó una obra que advertía de los efectos de una burbuja inmobiliaria.
Pero no eran los únicos, algunos políticos también se dieron cuenta. Aunque, como es normal en su gremio, de forma paradójica: "Cuando Rato era ministro negaba la existencia de una burbuja, pero Solbes, como comisario de Economía de la UE, se lo advertía. Después, Solbes fue ministro y negó la burbuja, cosa que no hacía Rato, que empezó a quejarse de ella, eso sí, desde la presidencia del FMI".