Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El negocio de los falsos curanderos

Existen falsos cirujanos, videntes, 'tarotistas' y simples buscavidas que se enriquecen poniendo en riesgo la vida de la gente. Con la ayuda de una cámara oculta, 'El Programa de Ana Rosa' destapa a un falso curandero que pide 850 euros a cambio de curar una dolencia en un pie.
Magia negra, sacrificios, sesiones que cuestan en torno a mil euros... Son falso médicos que prometen curar todo tipo de dolencias, incluso las enfermedades más graves, a cambio de sumas astronómicas de dinero. El equipo del programa desenmascara a uno de ellos, con la ayuda de una cámara oculta. Fingiendo sufrir una dolencia del pie, se ponen en contacto con un curandero. Este, tras observar la zona, dice que se trata, claramente, de un "trabajo de magia negra", algo que ningún médico le podrá curar.
Para acabar con el 'maleficio', le pide 850 euros, un dinero que el 'cebo' del programa dice no poseer. "No es mucho, es por tu salud", le explica el curandero. Puntualiza que tendrá que comprar tres corderos para hacer un sacrificio y que en un mes, estará curada. Finalmente, llegan a un acuerdo: la afectada le adelantará 300 euros y cuando haya terminado su trabajo, el resto.
En tiendas especializadas en productos esotéricos el programa descubre que venden falsos remedios para curar problemas psicológicos como la ansiedad y la depresión. Para esta última, les ofrecen un baño realizado por una santera que cuesta 50 euros. Eso sí, la persona que lo vende aclara que si se utilizan estos medicamentos sin fe, no sirven para nada.
 
Qué dice la Ley
La Comisión Europea ha elaborado una normativa que amenaza el trabajo de los falsos curanderos. En caso de que vayan a juicio, deberán demostrar sus supuestos poderes. Así, Fernando Frías, abogado y portavoz de la Asociación Círculo Escéptico explica que, gracias a la normativa, la justicia podrá pedir la acreditación de las actividades esotéricas. Se trata de proteger al consumidor ante fraudes y engaños.
 
El problema es que, aunque existen muchos caso de estafa, no siempre se denuncia, por vergüenza. Una afectada con un familiar aquejado de cáncer cuenta que este llegó a pagar más de un millón de pesetas por un falso remedio.