Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña de 9 años toma una pastilla por error

La chiquilla encontró lapastilladurante el recreo en el colegio, ésta estaba envuelta en un plástico, como si fuera un caramelo. La niña sólo chupó la pastilla, y al tener un sabor fuerte la dejó. Probablemente si hubiera ingerido toda la pastilla los efectos hubieran sido terribles, afortunadamente sólo se puso violenta y sufrió convulsiones.
Fue inmediatamente llevada a urgencias, dónde le practicaron análisis de sangre y de orina para determinar de qué droga se trataba. Ya está recuperada y se ha vuelto a incorporar a clase con sus compañeros.
Las madres de los alumnos se han reunido para protestar ya que temen que esto pueda volver a repetirse. No es una situación nueva, llevan tiempo protestando. El colegio suele aparecer con restos de bebidas alcohólicas, vasos,  jeringuillas e incluso condones. La razón es que el colegio tiene un fácil acceso a través de un muro muy bajito, y se encuentra al lado de un parque dónde es frecuente el botellón. Hay una débil valla que separa el parque donde hacen botellón, con el colegio.
Los padres exigen que esto se solucione, que tomen medidas para evitar que cada lunes el colegio de sus hijos esté lleno de restos de botellón del fin de semana.