Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El perfil psicológico de Josef Fritzl

"Es un hombre metódico, con una doble vida, el perfil típico de un psicópata", explica José Luis Cervera. Acostumbrado a tratar a criminales con un perfil similar, añade que cada parte de la casa representaba sus dos formas de vida. En el piso de arriba, era un esposo ejemplar y sacrificado que sacaba adelante a los nietos que su hija, fugada, había concebido; en el sótano, se convertía en un hombre frío y calculador capaz de encerrar a su primogénita, "su preferida", durante 24 años y abusar sexualmente de ella reiterativamente.
¿Cómo pudo engañar, durante tanto tiempo, a los que le rodeaban? "Es imposible, todos bajamos la guardia alguna vez", explica José Luis Cervera. Compraba más comida y pañales de los que necesitaban y los niños tendrían que haberle visto ir al sótano. Las autoridades austriacas han confirmado que Rosemarie, mujer de Josef y madre de Elisabeth, estaba sometida a un maltrato psicológico continuo. De momento están investigando si también abusaba de ella físicamente así como de las niñas nacidas fruto del incesto.
 
De las fotos de Josef Fritzl que han salido a la luz cabe destacar su mirada. En lugar de mostrar cierta sumisión y arrepentimiento, se le ve desafiante y "se considera más inteligente que los que le miran", explica el criminólogo. Así, es completamente insensible al sufrimiento ajeno y muy listo. De ahí que fuera capaz de engañar a los servicios sociales y conseguir la custodia de sus nietos. José Luis Cervera añade que, cuando decidió llevar al hospital a su hija de 19 años enferma, no fue por humanidad, sino por miedo. Deshacerse de un cadáver sería muy difíci. Su secreto quedaría la descubierto, algo que, por otro lado, no ha podido evitar.
 
Última hora sobre el caso
 
Nacho Abad se ha trasladado hasta la localidad de Amstette, donde tuvieron lugar los terribles hechos. La policía científica está inspeccionando la casa y el zulo y ahora, tras la confesión, la línea de investigación adoptada trata de descubrir si Josef abusaba sexualmente de algunas de sus otras hijas. Al parecer, este viajaba frecuentemente a Tailandia donde llegaba a tirarse hasta tres meses.
 
El zulo fue construido en los años 70 , como un búnker anti bombas. Justifica el encierro de Elisabeth diciendo que "era muy rebelde". Se había fugado en dos ocasiones y añade "que quería evitar que cayera en las drogas". De nuevo, tratando de ofrecer una imagen muy diferente a la real.
 
Cuesta entender por qué Josef Fritzl dejó que tres de sus hijos tuvieran una vida normal, fuera del sótano, y el resto no. Él explica que lloraban demasiado, hacían ruido, y por eso tuvo que sacarlos. El estado de Elisabeth y de los otros tres jóvenes encerrados era lamentable. Con el pelo blanco, la piel clara y casi sin poder abrir los ojos, lo poco que saben se lo ha enseñado su madre, que les impartía clases dentro del zulo.
 
La joven de 19 años ingresada sufría una enfermedad que se desarrolla cuando hay incesto. Muy grave, actualmente se encuentra en coma inducido. Nacho Abad explica que cuando Elisabeth se encontró con su madre, Rosemarie, no dejaron de abrazarse. La vida les ha dado otra oportunidad.