Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las perlas de Carmen

No sólo las lleva al cuellos. Las sabe lucir, como la más elegante y la más glamourosa; pero además, las sabe decir. Porque Carmen Lomana no tiene pelos en la lengua. Dice lo que piensa sin problemas y sin tapujos. Por eso en 'El programa de Ana Rosa' ha hablado de sus compañeros de 'Más que baile', de moda y ha regalado alguna que otra frase para la posteridad.
Poner el bolso en el suelo y perder el dinero:  "Si fuese verdad, yo ya debía de estar de homeless por ahí, pidiendo".
Concursante rica, ¿y qué?: "¿Por qué todo lo tienen que centrar en el dinero? He entrado porque me hacía muchísima ilusión aprender, es que hubiese pagado porque me enseñaran. Para mí es un reto. Mucha gente tiene dinero y trabaja, mira Paris Hilton... y los artistas de cine se podían jubilar todos".
La reina de la moda: "Bibi, imagínate que hay un concurso de quién sabe más de ropa y voy yo o vas tú y luego van chicas que no tienen ni idea. ¿Quién lo va a ganar? Pues yo o tú, que somos fashionistas".
Belén Morgan Esteban: "Yo adoro a Belén pero tengo que reconocer que Dios no la ha llamado por el baile (...) Me río porque digo ésta es igual que Lina Morgan cuando hace los 'cómics' éstos"
Disfrazada en una gala:  "Una vez, el día de la salsa, de repente veo una falda de nylon, de ésas que se achispan. Estaba horrible con ella, no podía ser más fea. Me la pongo y era igual que la novia de Mickey 'Mus'. No me faltaban más que las orejas".
Fiestas particulares: "Una vez dije que alguna vez me había fumado un porro y ahora (Alessandro Lecquio) se cree que estoy todo el día fumada (...) Alejandro tenemos que quedar un día para hacer unas risas".
Aprendiendo nuevas palabras: "Potable significa que pasa, que está bien, como el agua potable. ¿También es vomitar? Ay, pues lo acabo de aprender".
El alcohol no es cosa de Carmen: "Yo no bebo, a veces un poquito de vino blanco, pero me da calor, me pongo colorada, me da sueño, entonces 'pa' qué. No me da ánimo, me aburre".
Y no se retracta: "Sigo opinando lo mismo. Uno que está pidiendo por la calle no siente la crisis tanto porque no puede estar peor".