Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía lusa dice que se apresuró al señalar como sospechosos a los padres de Madeleine

La policía lusa ha reconocido que se apresuró al señalar como sospechosos a los padres de Madeleine. La familia MacCann ha recibido con agrado estas declaraciones ya que así podrían recuperar su imagen. Mientras, a pocos kilómetros del Algarve, Mari Luz ,la pequeña de cinco años continúa desaparecida.

Alipio Ribeiro , director nacional de la Policía judicial lusa ha reconocido que actuó con "cierta precipitación" al señalar como sospechosos a Gerry y Kate McCann de la desaparición de su hija Madeleine. La pequeña desapareció el pasado 3 de mayo en el Algarve portugués y desde septiembre la pareja fue acusada de cometer un homicidio involuntario y esconder el cuerpo de la menor. Por su parte, los MacCann están más aliviados tras escuchar las declaraciones del director de la Policía judicial lusa ya que podrían ver recuperada su imagen. Ahora, la policía portuguesa quiere volver a interrogar a los amigos de la pareja para reconducir la investigación.
Éste no es el único caso de desapariciones que se vive en la península. A pocos kilómetros del Algarve, Mari Luz sigue ausente. El pasado 13 de enero la niña de Huelva de cinco años desapareció sin dejar rastro. Su familia está desesperada; han recibido muchas llamadas pero ninguna aporta un dato fiable sobre el paradero de su hija. El padre de la pequeña ha ofrecido 150.000 euros de recompensa para aquel que le traiga con vida a su hija. Por su parte, la policía nacional sigue buscando y rastreando la barriada pero no hay ni un rastro de ella.
La familia ha organizado muchas manifestaciones; quieren que su hija vuelva a su lado. Incluso están pensando en contratar a detectives privados como ha hecho la familia McCann aunque de momento prefieren esperar un poco más. Los días pasas y las pequeñas no aparecen.