Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El beso de Iglesias, la naranja mecánica y el 'bluf'... en la sesión de investidura

Aplausos, besos, reivindicaciones, conjunciones interplanetarias, enfrentamientos y muchos 'zas'. Así ha transcurrido la segunda jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez, en la que, tras el discurso de ayer del secretario general de los socialistas, han intervenido los líderes del resto de fuerzas políticas. 

Turnos de replica para los líderes de todas las fuerzas políticas. El primero en intervenir, Mariano Rajoy , que apenas ha tardado unos segundos en confirmar su rechazo a la investidura de Sánchez. Con mucha ironía y dureza ha explicado a la bancada socialista la decisión de su grupo parlamentario "Es una candidatura ficticia, irreal. El candidato en lugar de articular en serio una mayoría suficiente ha preferido  no hacerlo por razones que nada tienen que ver con el Gobierno de España o los intereses de España sino con los intereses particulares del candidato. Vino a presentar una candidatura para formar Gobierno cuando no ha movido un dedo para formarlo", ha dicho Rajoy, que ha recibido en ese momento los abucheos de la bancada socialista, a la que inmediatamente ha respondido. "Se lo voy a explicar con tanta claridad que hasta ustedes lo van a entender."
Rajoy, la conjunción interplanetaria y las aspiraciones personales de Sánchez
Pedro Sánchez ha acudido a la investidura sin los apoyos suficientes para ser investido presidente en un intento, según Rajoy, de engañar a los españoles. "Este gran paso histórico nos ha hecho revivir aquellos días de la conjunción interplanetaria que nos anunció una entusiasta ministra a cuenta de que en el planeta Tierra iba a coincidir la presidencia de Obama con la presidencia europea de Zapatero. España quedó estupefacta. Aquella fue inocente en comparación con esta, porque no pretendía engañar a los españoles y dar la impresión de que se estaba resolviendo algo."
Muy duro. Así se ha mostrado Mariano Rajoy en su discurso en la sesión de investidura. "Lo máximo que logró ofrecer a su partido fue el peor resultado de su historia, los españoles decidieron que ganara las elecciones el PP. Aquí comienza todo", ha dicho Mariano Rajoy, que ha asegurado que Pedro Sánchez se ha dejado llevar por sus aspiraciones personales. "En la necesidad que experimenta de rectificar los errores de los españoles retorciendo a su conveniencia los resultados electorales. Casi logra hacernos creer que el PP había perdido y que las había ganado un tal señor cambio con usted a la cabeza. Lo que más prisa le corría era cegar los pozos de agua al PP y bloquear la posibilidad de formar Gobierno. Lo hizo diciéndome no. Esto fue antes de sus apelaciones de ayer al diálogo y la mano tendida. Ha rechazo usted hasta la conversación y no con buenos modos. Ha puesto sobre la mesa toda clase de menosprecios para justificar lo injustificable, su rechazo a un acuerdo razonable pero que tronchaba sus expectativas personales."
"No engañé a nadie. Ni al Rey, ni a esta Cámara ni al conjunto de los españoles"
En su intervención, Mariano Rajoy ha criticado que Sánchez haya jugado con los españoles y haya agotado el tiempo para la investidura. "Sánchez y Rivera aparentan que se reúnen en secreto con el descuido necesario para que los capten los medios. De ahí surgió la ratificación del acuerdo. Este rigodón con cambio de parejas se ha prolongado hasta casi agotar los plazos. Ha consumido el mes en postularse para un puesto a sabiendas que no reunía las condiciones para obtenerlo y repartiendo promesas con las manos vacías", ha dicho Mariano Rajoy, que ha insistido en que, en todo momento, Sánchez ha pensado en él. ""Para salvar las apariencias cierra un acuerdo repentino con quien menos le complica la vida. Súbitamente, para sorpresa de socios y extraños, se sabotea a sí mismo organiza una subasta de última hora prometiendo prevendas para ver sí algún despistado se aviene a ampliar sus apoyos. Viene aquí sin Gobierno, sin apoyo y esperando que los demás arreglen lo que usted no ha podido arreglar porque estaba pensando en algo que le importa mucho más, su propia supervivencia", ha dicho Rajoy, que no cree que hiciera falta tanto tiempo para llegar a la investidura. "Desde el primer día se conocían todas las sumas y todas las restas. Yo no necesité un mes. Nadie lo necesitaba. Ya verán cómo lo entienden a pesar de ser ustedes. Me dijo que no quería saber nada de mí ni de mi partido y cuando se formaron las Cámaras le dije al Rey que no podía formar Gobierno porque usted se negaba a participar. No me hizo falta un mes para comprobarlo. No engañé a nadie. Ni al Rey, ni a esta Cámara ni al conjunto de los españoles."
"Les deslumbra el brillo del pan para hoy y no se acuerdan del hambre para mañana"
Pedro Sánchez ha traído la incertidumbre a España. "Con su actitud ha abierto una gran puerta a la desconfianza. Nos ha colocado en una zona de sombra y muchas decisiones económicas, iniciativas empresariales y ofertas de empleo se vuelven recelosas y esperan a ver qué pasa", ha dicho Rajoy, que ha insistido en que Sánchez no es el adecuado para sacar adelante el Gobierno. "No es usted el mejor situado para extinguir los recelos porque ni los antecedentes de su partido ni los suyos personales le avalan. Le acompaña un pasado. Aplaudía la política que nos arruinó. A usted le gustaba, nunca la ha condenado ni criticado. No me obligue a comparar cómo quedó España y cómo hemos pasado a ser la primera nación europea entre las grandes en crecimiento y creación de empleo. El pasado no le avala. Los socialistas siempre siembran déficit y paro. No pueden evitarlo. Les deslumbra el brillo del pan para hoy y no se acuerdan del hambre para mañana. Siembran el país de desempleo, eso sí cargados de buena intención. Con estos precedentes debemos ser cautos. Esos precedentes existen y dejan un regusto amargo." 
La ironía de Rajoy
Muy irónico. Así se ha mostrado Mariano Rajoy con Pedro Sánchez por llegar a la sesión de investidura sin los apoyos suficientes. "Sé que han estado trabajando mucho pero dado lo poco que les cunde más les valía no proclamarlo. Si alguien supone que mi grupo puede aceptar el papel de comparsa se está equivocando. No vamos arebajar nuestra dignidad hasta ese punto. Nos mantiene erguido el respeto a nuestros votantes", ha dicho Rajoy, que ha insistido en que el PP está pensando en lo mejor para todos los españoles. "En el interés de España es donde se alza la primera razón para votar en contra. Los españoles, hablo de todos. No usamos cordones sanitarios, no dividimos a la gente ni hemos venido a pedir el apoyo con el único argumento de que otro no gobierne porque detestamos el sectarismo", ha dicho Rajoy, que ha asegurado que Sánchez está improvisando. "Pedimos el voto para gobernar a todos. Esa defensa de todos los españoles me impide secundar los propósitos de su señoría. Lo que menos necesita España son improvisaciones. Lleva un mes improvisando programas, poniendo y quitando cosas y sigue improvisando. Está esperando a ver si aparece un socorro que le permita hacerse con la presidencia. Lo que menos necesita España es un Gobierno que abandere la incertidumbre. Ha conseguido que España parezca más inestable porque cualquier extremismo parece posible." 
Pablo Iglesias , 'zas' a diestro y siniestro
Pablo Iglesias se ha estrenado en el Congreso de los diputados y lo ha hecho con un discurso muy crítico con el PP. Iglesias ha recordado los vínculos de algunos ministros con el régimen de Franco. "A las posibilidades de cambio se han referido agitando el fantasma del totalitarismo. Han dicho, efectivamente nosotros somos el coco, señor Margallo, que nosotros queremos construir la democracia y que la ETA estaría muy contenta de que gobernáramos", ha dicho Iglesias, que ha recordado que algunos miembros del PP tienen un pasado. "Pues permítanme que les recuerde que algunos ustedes son hijos del totalitarismo en este país. Tengo respeto por usted señor Rajoy pero permítame que le recuerde que su partido ha hecho  de la corrupción y la injusticia una forma de Gobierno, por eso el PP sí es un partido corrupto y fue fundado por siete ministros de la dictadura.
Además, Pablo Iglesias ha recordado los casos de corrupción que han aflorado en el PP en los últimos años. "Siempre ha sido arrogantes con los débiles y serviles con los poderosos y ustedes son los principales responsables de que la corrupción y la injusticia se hayan convertido en la mayor vergüenza de España." Además, Iglesias ha asegurado que el PP no se ha puesto de acuerdo con PSOE y Ciudadanos por una cuestión de nombres. "Ustedes son los convidados de piedra en esta investidura. Ni el programa ni los partidos que la impulsan representan un problema. Solamente hay un problema de nombres. Basta con que se pongan de acuerdo en quién va a ser el presidente. ¿Tienen un Mario Monti guardado en el armario?"
Palabras para la 'Naranja mecánica'
En su intervención en el Congreso, Pablo Iglesias ha dedicado varios minutos a Albert Rivera, del que ha asegurado que es el triunfador en el debate. "Señor Rivera le tengo a usted por un político hábil y le admiro. Sospecho que ha leído más a Lakoff que a Maquiavelo pero tiene virtudes de ambos. Le reconozco que sabe dominar a la fortuna. Si hay un triunfador en el día de hoy ese es usted, señor Rivera, a costa del señor Sánchez."
Aliado del poderoso. Así ve Pablo Iglesias a Albert Rivera. "Representa la peor de las tradiciones políticas españolas, la que no tiene más ideología que la cercanía con el poder. Hubiera sido líder del Komsomol en la Unión Soviética y jefe de escuadra en nuestra postguerra. Hoy es usted el líder natural del Podemos de derecha porque usted es de los que manda. El político que no tiene más bandera que su cercanía con los poderosos puede convertirse en marioneta de los poderoso".
Por último, Iglesias le ha hecho una recomendación a Rivera. "Lea 'El príncipe', le provocará regocijo reconocerse en alguna de las argucias que recomienda el gran secretario Florentino. Si lo lee, además de a Suárez quizá empiece a admirar a César Borgia. Eso sí, llegue hasta el último capítulo. Para ser César Borgia, no solo hay que ser astuto, hay que ser valiente, señor Rivera."
De no ser por el acuerdo de Ciudadanos, el Gobierno del cambio habría sido posible. Así lo cree Pablo Iglesias, que en su intervención en el Congreso de los diputados ha asegurado que el partido liderado por Rivera pretende entregar el PSOE al PP. "Ese Gobierno progresista hubiera podido lograr los apoyos necesarios. Hoy podríamos tener un Gobierno si hubiera optado por formarlo con nosotros."
Rivera le ha advertido a Sánchez. "Lo que nos ha traído aquí es la primera entrega del plan de la gran coalición. Ha firmado un acuerdo con lo programático que no pone dificultades al PP. No lo digo yo, lo dice el señor Rivera. Cuídese de la naranja mecánica, señor Sánchez. Ha elegido un socio muy hábil que no dudará en entregarle al PP en cuanto tenga ocasión. Después de que fracase usted hoy, los mismos que le prohibieron pactar con nosotros, querrán obligarle a tragar la segunda entrega del plan de las oligarquías, incluir al PP en el acuerdo. Es el plan del IBEX 35 y de alguna de las viejas glorias de su partido. Y le aseguro que en esa segunda entrega el plan no es que esté usted al frente de ese Gobierno."
Dirigiéndose a Sánchez, Iglesias ha instado al PSOE a pactar con ellos antes de la segunda votación del día 5 de marzo. "Usted puede rectificar y ser presidente y estar a la altura de las siglas de su partido. Vuelvo a tenderle la mano para que después de este fracaso negocio con nosotros desde la fraternidad y en interés de las gentes y los pueblos de España  negocie con nosotros un programa y un Gobierno de cambio real. Los números dan y usted lo sabe. No vete abstenciones y acabe con las líneas rojas. Deje de obedecer a los oligarcas y deje de escuchar los cantos de sirena que le llevan al fracaso."
En su segunda intervención el líderde la formación morada ha tenido palabras muy claras para el candidato socialista al que ha recriminado la forma en la que su partido trata a Podemos. En su opinión, Pedro Sánchez debe tratarles como a un socio y no como a un grupo menor. Algunos intervinientes han calificado la actuación del grupo socialista como "teatro", a lo que Iglesias ha opinado que no se pueden comparar porque “el teatro es una profesión muy digna”. El líder de Podemos ha comparado a los miembros socialistas con 'Hooligans' que maltratan a los intervinientes de las distintas formaciones en sus discursos ante la Cámara.
El último turno de Pablo Iglesias ha terminado con polémica. "Le han prohibido gobernar con nosotros", le ha dicho a Sánchez. "Lo dijeron miembros de la vieja guardia de su partido, lo dijo el señor Felipe González, el que tiene en pasado manchado de cal viva. Cuídese de él porque son malos consejeros. Nosotros decimos las cosas con educación", ha dicho Pablo Iglesias, que ha sido abucheado por la bancada socialista y ha pedido el amparo a Patxi López. "Le pido su amparo señor presidente para poder terminar mi intervención. Querido Patxi no sabía que nos íbamos a tutear pero si nos tuteamos no hay problema. Patxi te pido 15 segundos para terminar mi intervención. No he podido terminar porque los miembros del grupo parlamentario socialista me lo han impedido pero si usted me retira del uso de la palabra lo acepto disciplinadamente." 
El beso de Iglesias y Domènech, el momentazo de la sesión
Pablo Iglesias y Xavier Domènech se han estrenado en la tribuna del Congreso. El líder de Podemos y el de Barcelona en Comú han comparecido por primera vez ante los 350 diputados en la sesión de investidura. Sin embargo, un momento histórico como este ha pasado a un segundo plano con su celebración tras la intervención de Domènech. Con todos los diputados de Podemos puestos en pie y bajo la mirada de Alfonso Alonso, Luis de Guindos y de Isabel García Tejerina, Pablo Iglesias y Xavier Domènch se han besado.  
Rivera, a Iglesias: "No sé si el Ministerio del Interior se lo va a dar a Otegi"
Muy crítico y muy duro con Pablo Iglesias. Así se ha mostrado Albert Rivera en su intervención en el Congreso. "Le he visto indignado porque no hay asalto al poder. Hay un acuerdo. A usted no le gusta pero acéptelo. Acepte que pedir a un candidato la vicepresidencia y seis ministerios cuando está reunido con el Rey no es la mejor manera, como usted dice, fraternal, de llegar a un acuerdo. Ya sé que quiere repartir ministerios", ha dicho Rivera, que ha aludido a la polémica suscitada con el líder de Podemos tras la salida de prisión de Otegi. "No sé si el Ministerio del Interior se lo va a dar a Otegi, el gran héroe que usted ha dicho en las redes. Un hombre de paz para usted sería una buena persona para el Ministerio del Interior pero yo no quiero estar nunca en ese Gobierno", ha dicho Rivera, que ha pedido dejen trabajar a Sánchez. "No hay referéndum, hay democracia, hay reforma. No hay división, hay unión. No hay pulsos a Europa sino negociación. Uno tiene derecho a estar indignado pero otros estamos ilusionados con la nueva etapa política que vive España. Es tiempo de cambios y de mojarse votando. Sé que va a haber gente que votará no para que esto no funcione e impedir que España se ponga a trabajar. Si dicen no, por lo menos permitan que que trabajemos otros. No les pido que se sumen al acuerdo sino que nos dejen trabajar por España." 
Albert Rivera, a Rajoy: "No puede encabezar esa nueva etapa"
Rivera también se ha dirigido a Rajoy. Le ha reconocido el trabajo durante cuatro años pero ha criticado la situación de bloqueo que ha provocado. "Le reconozco el trabajo difícil que ha tenido que hacer y también cuento con los votantes y militantes del PP para las grandes reformas de este país porque con nuestra humilde posición siempre tenemos la mano tendida, aunque usted no se quiere reunir con nosotras. Le ha dicho que no al Rey y esa fue una decisión suya no de Ciudadanos. Usted ha dicho que no a estas reformas con mayoría absoluta, por tanto, por qué nos tenemos que creer que todo lo que no ha querido hacer sin tener que contar con nadie lo va a hacer contando con tres partidos y encabezándolo usted."
En su intervención, Rivera ha insistido en que Rajoy no es la persona que debe liderar el Gobierno. "Estoy convencido de que en el PP hay gente muy válida, que sus votantes quieren parte de estas reformas y que hay gente en su partido que quiere luchar contra la corrupción, cosa que usted no ha hecho. Pero también estoy convencido de que una nueva etapa política merece valentía, liderazgo, coraje y generosidad. Usted, para estos tiempos que corren, con todo lo que no ha hecho y lo que no quiere hacer demuestra que son otros tiempos y que se acabó un tiempo. Un tiempo en el que los temas no se pudren porque porque pasa el tiempo. Ahora hay que actuar, hay que tener liderazgo y tender puentes con la oposición o el Gobierno. Para esta nueva etapa, los que no estén preparados para reformar España lo van a pasar mal y lo van a tener complicado. Creo que usted no es creíble para liderar esta nueva etapa política, no puede encabezar esa nueva etapa porque no cree en todas estas reformas. Desprecia que España tenga que ser reformada. Creo que la mejor manera de garantizar la unión de los españoles y que la clase media se recupera es reformando España."
Por último, Rivera ha tendido, una vez más, a Rajoy y al PP. "No es tiempo de decir no al Rey ni de pereza. Es tiempo de acción, de hombres y mujeres que quieren cambiar su país para que funcione. Invito a todos los votantes y muchos de sus dirigentes que tengan coraje y valentía, que hay mucha gente preparada y con ganas de sumarse a esta nueva etapa política. Cuento con ellos, como espero que ustedes cuenten con nostros, con el PSOE o con Podemos. Somos los que tenemos que arreglar este país. Estoy convencido que la lectura del resultado es cambio y diálogo. Es tiempo de cambio, diálogo y de darse la mano para reformar España. Invito al PP a que se sume a esta nueva etapa porque son necesarios, porque hay gente válida y constitucionallista. Tienen que formar parte de ello."