Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La relación entre Pedro Sánchez y Albert Rivera no siempre ha sido buena

Ahora que el PSOE necesita pactar para conseguir la victoria en la investidura de Pedro Sánchez parece ser que la relación del Partido Socialista con el resto de formaciones se ha relajado. Es por ejemplo el caso de Ciudadanos con el que en estos momentos parece encontrar grandes puntos en común pero al que hace tan solo unos meses tildaba de "partido de derechas que nada tenía que ver con ellos". Queda muy claro que una cosa es hacer campaña y otra muy distinta es formar gobierno.