Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una red de tráfico de menores, al descubierto

El equipo de 'El Programa de Ana Rosa' destapa una red de venta de niños en Guatemala. Las imágenes, obtenidas en exclusiva por AR, muestran cómo una intermediaria perteneciente a esta trama de tráfico de menores ofrece a los redactores la posibilidad de comprar dos bebés, uno de ellos aún en el vientre materno, por valor de 5.000 dólares cada uno.
Todo comenzó con un mensaje encontrado en la red. Un equipo de investigación del programa se topó con un extraño reclamo, en el que se ofrecían adopciones para padres 'desesperados'. Profundizaron en el tema y pronto se dieron cuenta de que habían contactado con una intermediaria que trabajaba para una red de tráfico de menores. Su nombre es Karen, es de Guatemala y ofrece niños por 5.000 dólares.
El primer paso es escoger al pequeño. Ofrece varias fotos y los reporteros infiltrados escogen a Marlon, un bebé de dos años, Marlon, y su hermano, que aún se encuentra en el vientre materno. El proceso es aparentemente sencillo. La madre de ambos, Gloria, viajará a España con su pequeño. Allí dará a luz y ambos menores serán 'cedidos' a los falsos padres que adoptan.  
 
Tras aceptar el trato, Karen, desconfiada, no deja de hacer preguntas comprometidas a los supuestos padres. La razón de la adopción, de la incapacidad para tener hijos, y les telefonea a todas horas. La redactora infiltrada explica que hace esto no tanto por garantizar la seguridad del pequeño como para cubrirse las espaldas.
 
En cuanto a la madre, Gloria, se pone en contacto con los falsos padres para enviarles fotos de Marlon y mostrarles la ecografía del niño que está en camino. "Es un varoncito el que va a nacer. Os enviaré la ecografía". Cuando los redactores infiltrados le preguntan por el dinero, esta se pone nerviosa. Es algo de lo que no quiere hablar. Por supuesto, desconoce la cifra ya que ella es una víctima más, probablemente extorsionada por la red de trata de niños.  
 
Tras obtener las pruebas suficientes, el programa denuncia a la intermediara. En la casa de esta la policía encuentra unos diez pasaportes, fotografías de niños y dos ordenadores. Actualmente, tanto ella como la madre del pequeño Marlon, permanecen detenidas. El menor se encuentra en una casa de acogida, custodiado por las autoridades guatemaltecas, y se espera que pronto sea adoptado por una familia que le quiera y le dé la vida que se merece.
 
El drama de las adopciones ilegales
 
Armand Lusquiños es director de la Fundación Gaudim Paidom, especializada en la protección de menores. Explica que en Guatemala el Estado no da niños en adopción como en otros países. Desde el año pasado, la legislación cambió tras detectar ciertas irregularidades en los procesos de adopción. "En 2007, Guatemala dio en adopción a 5.000 niños. La ley cambió porque de los 5.000, se detectó que entre 500 y 600 eran robados de las madres. El resto de los pequeños, procedían de madres de alquiler a las que las mafias pagan entre 400 y 500 dólares". Y es que, explica, a menudo, están involucrados jueces, notarios, abogados, policías...  Estos coaccionan a las madres, sobre todos a las indígenas, que viven apartadas de la capital.
 
Esto es lo que cree que le ha ocurrido precisamente a Gloria, madre de Marlon. "Evidentemente esta señora, la madre, vive con muy pocos recursos. En el reportaje se ve que Gloria no sabe la cantidad que va a percibir. Seguro que estaba siendo coaccionada por Karen", apunta Armand. Afortunadamente, las grandes mafias están siendo desarticuladas pero aún queda mucho por hacer.