Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sacerdote de Sabiñánigo describe a Naiara: "Siempre sonreía a pesar de lo que sufriría"

Don Carlos, profesor de catequesis de Naiara, ha querido pronunciarse sobre su trágica muerte entonando el primer mea culpa que se ha escuchado en Sabiñánigo. No entiende cómo nadie se dio cuenta del sufrimiento de Naiara, quizás en parte a la alegría que, según dice el sacerdote, desprendía la pequeña siempre que estaba en clase. 

Él ha tenido que ser una de las personas encargadas en explicar a los compañeros de Naiara el suceso. De nuevo ha hecho hincapié en que ninguno de los niños informó sobre actitudes sospechosas en su compañera.