Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Ibar, en el corredor de la muerte: "Aquí no se puede confiar en nadie"

"Uno siempre piensa cuándo va a llegar su momento. Imagínate estar preso en el corredor de la muerte en una celda durante 20 años esperando a que ese momento llegue." Así ha pasado Pablo Ibar los últimos 20 años de su vida. "Es una tortura. Una de las cosas más duras es que tienes demasiado tiempo para pensar. Siempre estás pensando. Es difícil", dice Ibar, que ha vivido un auténtico infierno en el corredor de la muerte de una prisión de Florida. "Aquí no se puede confiar en nadie. Si te quejas o eres problemático te quitan todo. Nos castigan no podemos salir de la celda, no podemos usar el teléfono, no podemos tener dos días de visitas, no podemos salir al patio todos los días, solo podemos ducharnos tres días en semana, la comida llega fría. Culpable o no culpable esa es la vida de un preso, sufrimiento. Voy a vivir cada día lo mejor que pueda hasta que me quiten la vida", ha dicho en una entrevista concedida días antes de que un tribunal revocase su sentencia a muerte.