Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Ibar: "Pronto voy a poder despertarme en libertad, sin los ruidos de la cárcel"

La vida de Pablo Ibar cambió el 4 de febrero de 2016. Ese día se anuló su condena de muerte y se confirmó que se repetiría el juicio contra él. Tras 20 años en prisión y 15 en el corredor de la muerte, Ibar volvía a la vida. "Estos años aquí no estaba viviendo, solo respirando. Ahora tengo un chance de poder vivir de nuevo". Estas son las primeras  palabras de Ibar tras conocer la noticia. "Era muy emocionante. Las lágrimas me salían, y nunca he llorado por alegría. No pude dormir por dos días", escribe Pablo Ibar, que reconoce que aún queda una importante batalla por delante. "Ahora vamos a poder demostrar mi inocencia. No va a ser fácil, nada en este caso ha sido fácil."

Pablo Ibar está feliz. Aún en prisión, Ibar lleva mes y medio pendiente de la nueva oportunidad que le ha brindado la justicia americana. "No hay suficientes palabras para expresar cómo me sentí. Era muy emocionante. Las lágrimas me salían, y nunca he llorado por alegría. No pude dormir por dos días. Recé, lloré, hacía frío pero estaba sudando. Solo quería ver a mi mujer, mi familia."
Dos días después de recibir la noticia, Pablo Ibar pudo reunirse con los suyos. Fue inolvidable. "El primer día de visita, ese sábado, fue uno de los mejores días de mi vida. Pude ver a mi mujer y ver la alegría y el alivio que tenía. Eran las mejores horas que uno puede imaginarse. Por fin, después de esa visita pude dormir tranquilo. ¡Era increíble!" 
Demostrar su inocencia, una tarea difícil
Aunque feliz de esta oportunidad, Pablo Ibar sabe que aún queda un largo y duro camino por delante. "Tantos años luchando para conseguir otra oportunidad y ahora vamos a poder demostrar mi inocencia. Sé que todavía tenemos que ganar la guerra y demostrar mi inocencia. No va a ser fácil, nada en este caso ha sido fácil, pero hemos ganado una batalla", escribe Pablo Ibar, que se muestra optimista. "Pronto con la ayuda de Dios voy a poder despertarme en libertad y nunca tener que escuchar los ruidos de prisión", dice Ibar. "Estos años aquí no estaba viviendo, solo respirando. Ahora tengo un chance de poder vivir de nuevo."
La mujer de Pablo Ibar: "Mi mayor miedo es que nadie va a poder salvarlo y tendré que decir adiós"
Días antes de que se confirmara que se repetiría el juicio, 'El programa de Ana Rosa' hablaba con la mujer de Pablo Ibar. "Lo quiero tanto... Él es por lo que vivo. Es mi vida, lo es todo. Todo lo que soy para él, él lo es para mí. Estoy tan agradecida por tenerle porque, a pesar de que esto es una situación terrible, he aprendido mucho de él. Siento que me he convertido en mejor persona gracias a él", ha dicho su mujer, que teme que nadie pueda ayudarle. "La verdad es que ellos pretenden hacer ver que han resuelto el crimen y no importa a quien derriban. No importa qué vida ha afectado. Mi mayor temor no es que no pueda seguir adelante con esto, que no pueda hacer esteo, es que nadie va a poder salvarlo. Y ese día tendré que ir y decirle adiós porque le van a ejecutar." 
Pablo Ibar siempre ha contado con el apoyo incondicional de su familia. "Lo nuestro fue no saber y pensar que al ser inocente las cosas se iban a resolver. Ahí está el error", asegura el padre de Pablo. "El cansancio hay que dejarlo a un lado, hay que estar fuerte y seguir. No se puede caer, hay que seguir. Mientras hay vida hay esperanza. Con todas las pruebas que hay ahí es imposible que maten a una persona. Alguien tiene que abrir eso. Alguien tiene que hacer algo. No puede ser que tengas todas las pruebas y te maten." 
'El programa de Ana Rosa' también hablaba con el hermano de Pablo Ibar, que insiste en que el dinero ha sido fundamental en su caso. "Armaron un caso alrededor de mi hermano en lugar de investigarlo. Después de tres juicios consiguieron la convicción y ahora lo estamos peleando. Hay ADN que prueba que no es él. Una cosa son las leyes y cómo deben aplicarse y otra cómo se aplican. Aquí el dinero manda todo. Es un negocio."