Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torbe trataba a sus trabajadoras como auténticas esclavas, según la testigo protegido

Trabajando como esclavas, sin contrato, sin derechos laborales y ejerciendo violencia física y verbal. Así trataba Torbe a las chicas que trabajaban con él tal y como ha relatado la testigo protegido. "Las escenas de webcams las llevábamos a cabo con condiciones laborales lamentable. Estba sucio y la higiene dejaba mucho que desear llegando incluso a estar trabajando en el mismo momento hasta 20 chicas sin comer y sin beber hasta 24 horas al día. Ninguna de las personas que tiene allí trabajando dispone de contrato", ha dicho la testigo protegido que ha asegurado que le obligaron a mantener relaciones sexuales. "Me llevó a Barcelona donde él y su hermana me obligaron a mantener relaciones sexuales con más de 30 hombres en la grabación de una filmación. No me dejaron salir del piso hasta que no terminé todas las escenas. Fui obligada, ya no solo a mantener relaciones sexuales si no a practicar escenas las cuales me degradaban como persona", ha dicho la testigo protegida, que recuerda cómo fue el encuentro con los futbolistas. "Tuve que acceder a realizar todo lo que ellos quisieran. Fuimos abusadas sexualemente por parte de los dos chicos. Si nos negábamos éramos agredidas físicamente por ambos. Finalizados sus deseos sexuales, nos profierieron amenazas para que todo lo sucedido en esa habitación nunca saliera a la luz. No cobramos nada. Todas las ganancias se las llevó Torbe".