Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tarragona, un ejemplo de que el pacto entre PP y PSOE sí es posible

Miguel Rabaneda ha encontrado algo que parecía imposible: un pacto entre PP y PSOE que ha llegado a buen puerto. Concretamente en Tarragona donde un alcalde del Partido Socialista encontró el apoyo de su eterno rival popular para salir de la situación de estancamiento en la que se encontraba la alcaldía. A la extraña pareja se sumó también Unió, que aportó su voto para que el socialista pudiera ser investido. El propio alcalde nos ha explicado que esta unión se llevó a cabo pensando en el bienestar de la ciudad por la proximidad de los juegos del Mediterráneo, del plan estratégico de 2022 y de la marca turística, asuntos importantes para todos en los que los distintos grupos políticos coincidían. Aunque aseguran que pactar entre ellos no es un placer, defienden que lo primero es el bienestar de los ciudadanos, un ejemplo de que con buena voluntad es posible desenquistar la situación política nacional.