Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La señales de la fe en ‘Prado Nuevo’

La larga lista de milagros presenciados por Amparo Cuevas ha creado un grupo de seguidores a su alrededor. Devotos que, incluso, han dado dinero a la 'asociación'. Todo comenzó un domingo de junio de 1981. La Santísima Virgen hizo acto de presencia en Prado Nuevo, El Escorial.
Amparo Cuevas fue la única que vio el 'milagro'. La Virgen le transmitió el siguiente mensaje:
 
" Soy la Virgen Dolorosa. Quiero que se construya en este lugar una capilla en honor a mi nombre; que se venga a meditar de cualquier parte del mundo la pasión de mi hijo, que está muy olvidada. Si hacen lo que yo digo, el agua de esta fuente curará. Todo el que venga a rezar aquí diariamente el Santo Rosario será bendecido por mí. Muchos serán marcados con una cruz en la frente. Haced penitencia. Haced oración".
 
Como única testigo, de la noche a la mañana se convirtió en vidente y líder de una asociación religiosa millonaria. Ya que, a todos los fieles, le decía que sus pecados serían 'reparados' a través del dinero entregado. Un dinero que tendría como fin la construcción de una capilla.
 
La fundación tiene registrada más de un centenar de propiedades. Aunque muchas sentencias les definen como fanáticos y sectarios, poco se puede hacer, ya que las donaciones se hace voluntariamente. Ellos, por el contrario, dicen sentirse perseguidos, especialmente, por el gestor de la finca en la que se encuentra el árbol junto al que hizo aparición la Virgen. Ahí es donde quieren construir la capilla, pero es un terreno privado.
 
"Prado Nuevo es hoy un lugar privilegiado de oración y recogimiento al que acuden miles de personas para conseguir las más diversas gracias celestiales y fortalecer su espiritualidad", así definen sus fieles la agrupación.
 
La Iglesia la ha reconocido oficialmente . Los obispos acuden a sus actos, su web tiene un enlace con la del grupo e incluso les prestan sus templos. El fenómeno no deja de crecer y a él se incorporan fieles de otros países, principalmente de Portugal.
 
Así, la creencia en el milagro y en las propiedades curativas del agua que se recoge en el manantial lleva 26 años en vigor. Sin embargo, la Asociación de Víctimas de las supuestas apariciones en El Escorial acaba de poner una querella en contra de Antonia Cuevas y de lo que ellos, consideran, una farsa con la fe como pretexto. Se sienten víctimas de estafa y de asociación ilícita, ya que muchos se vieron casi 'obligados' a forma parte de la asociación. En su página web denuncian que en torno a ella se han creado hasta seis fundaciones, que poseen 300 millones de euros, 50 millones de las antiguas pesetas y más de 130 propiedades entre chalets, pisos y fincas. Sin duda, un negocio muy rentable el de la fe.