Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un agente asegura que llevaron a Diego a la playa para darle un escarmiento pero que no le pegaron

El 11 de abril de 2014, Diego Pérez llama a la policía porque alguien le está amenazando con pegarle dos tiros. Varias patrullas acuden a su domicilio. Es la última vez que se le ve con vida. Catorce días después su cadáver aparece en la playa y le encuentran varias heridas en la cara, el cuello y la cabeza. Un testigo asegura que vio a un policía pegar a Diego y que luego le subierno a un coche y una cámara capta a los coches patrulla yendo hacia la playa. Ante las evidencias, un agente asegura que llevaron a Diego a la playa para darle un escarmiento pero que nunca le pegaron, que se fue corriendo.