Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de la peregrina: "Vi que no estaba muerta y le hice un corte en el cuello"

Desgarrador. Así es el testimonio de Miguel Ángel Muñoz. "La golpeé en la cabeza y cayó de forma fulminante. Cayó a plomo y se golpeó con unas piedras. Tuve una sensación difícil de explicar", dice Muñoz. "Me asusté, tiré el palo lo más lejos posible, no podía mirarla. Vomité. Estuve vomitando tres días porque me sentí como un monstruo. La arrastré para sacarla del camino", dice Muñoz, que confirma que en ese momento se percató de que no estaba muerta. "No estaba totalmente muerta, estaba sufriendo y le hice un corte en el cuello. No quería que sufriese más". Tras esto, se deshizo de sus pertenencias. "Le quité la mochila y le quité todo, quemé la mochila con todo. Le quité la ropa porque viendo lo que había hecho para que se descompusiese lo antes posible. Vi un surco que había hecho un jabalí y escavé yo para hacerlo más grande y ahí la metí".