Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos declaraciones, cinco meses de diferencia, nuevo abogado y dos versiones

Septiembre de 2015. Miguel Ángel Muñoz pide declarar de forma voluntaria y confiesa el crimen. "Me dio la vuelta la cabeza. Le golpeé en la cabeza. La arrastré para sacarla hacia el monte, no estaba totalmente muerta, estaba sufriendo. Y nada, le hice un corte en el cuello", relata Miguel Ángel Muñoz. Cinco meses más tarde, a petición de su nuevo abogado, Muñoz declara otra vez y cambia de versión. "Es todo mentira. No he visto a esa persona ni viva ni muerta nunca", dice el presunto asesino de la peregrina en su declaración de febrero de 2016.