Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La confesión de Morate a los agentes que le trasladaron a Cuenca, en exclusiva

6 de septiembre de 2015. Sergio Morate aterriza en España. Durante el trayecto a Cuenca, confiesa. "Tenía que hacerlo", les dice a los policías que le trasladan. No escatima detalles. "Metí a las chicas en bolsas de basura. A un la metí en el maletero y a la otra la dejé entre los asientos. A Marina le puse otra bolsa de basura en la cabeza porque no soportaba verla así", les cuenta a los agentes, a los que explica que se deshizo del cuerpo en el coche de un amigo. "Teniendo un coche que no es mío no voy a utilizar el mío". Más tarde, Morate revisa los mensajes de su expareja en el móvil. "Me puse a mirar los whatsapp y las fotos de Marina y lo que vi pudo confirmarme que estaba con otro chico. Tiré el móvil y las llaves del coche". Tras enterrarlas huyó a Rumanía, donde pretendía conseguir documentación nueva e iniciar una nueva vida.