Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morate confesó los detalles del asesinato a los policías que le llevaron a Cuenca

¿Cómo preparó el crimen? ¿Cómo los ejecutó? ¿Qué hizo Sergio Morate el día del asesinato de Laura y Marina? Ángel Moya ha desvelado en exclusiva los detalles del crimen que Sergio Morate confesó a los policías que le acompañaron en su trayecto de Madrid a Cuenca tras ser detenido.

Sergio Morate ha confesado. Tras ser detenido en Rumanía y llegar a España, durante el trayecto de Madrid a Cuenca, Morate confesó a los policías que le acompañaban el crimen. Así lo ha confirmado los agentes, que han asegurado que el detenido les dio todos los detalles de los asesinatos.
En el trayecto hasta Cuenca, Sergio Morate hace un a los policías un relato minuncioso al que ha tenido acceso en exclusiva 'El programa de Ana Rosa'. Según relata el propio Morate, le pide un coche a un amigo de su confianza para desahacerse del cuerpo sin levantar sospechas. El segundo paso fue quedar con Marina. Sin embargo, la cita sale mal. Pasados unos minutos, Laura llama a la puerta. Ahí decide el doble crimen. Rodea el cuello de Marina con unas bridas y la dejó asfixiándose en una habitación. Nada más cerrar la puerta de la vivienda, estrangula a Laura con sus propias manos. En cinco minutos, según relata terminó con la vida de las dos jóvenes.
Lamenta el crimen de Laura
En su confesión a los policías, Sergio Morate asegura que su intención era únicamente asesinar a Marina y que lamenta el crimen de Laura, aunque no se arrepiente. Según dice, su ira y su rencor solo eran para su expareja y nunca hubiera cometido el segundo crimen si no se hubiera visto obligado.
Se deshizo de los cuerpos solo
Tras el crimen, Sergio Morate se deshace de los cuerpos. Según relata, lo hace solo. Sale a través de garaje para no ser visto por los vecinos y manejando los cadáveres con extremo cuidado para no dejar pistas en el coche en el que llevaba los cuerpos.
Según ha podido saber 'El programa de Ana Rosa' en exclusiva, el día del crimen cenó con tranquilidad mientras tenía los cadáveres de las dos chicas en el coche esperando que anocheciera para enterrarlos en el margen del río Huécar, donde fueron localizados los cuerpos el día 13 de agosto, una semana después de su desaparición.