Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los antecedentes de Antonio Ojeda, el sospechoso de la desaparición de Yéremi

El sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas no es un desconocido para la polícía. En 1988 tuvo su primer problema con la justicia al agredir a un policía. En 2005 fue detenido por un caso de violencia contra la mujer y en 2012 abusó de un menor. Por este delito está en prisión y fueron las pesquisas por este caso las que lo relacionaron con el caso de Yéremi Vargas. Según ha trascendido, en 2012 ideó un plan burdo para llevarse al pequeño al que ofreció una bicicleta para alejarle de las miradas de los testigos. De camino a la chabola, el menor se percata de que algo va mal y se resiste pero es tarde. Horas después, el menor consigue escapar y cuenta lo ocurrido. Sin embargo, el caso se archiva al no encontrar indicios de abusos. Sin embargo, en 2014, la Guardia Civil da credibilidad al menor y relacionan el caso con la desaparición de Yéremi.