Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tarta de la discordia

La falta de una tarta en el cumpleaños de la pequeña Andreíta fue el detonante que volvió a estallar la guerra entre Belén Esteban y los Janeiro. Sin embargo, unas fotos demuestran que la hija de la Esteban tuvo una bonita fiesta en la que no faltó una gran tarta de chocolate. Una nueva información que ha desatado a la colaboradora de AR.
Una tarta envenenada
 
 
"Envenenada estoy yo".
 
Belén ya no puede más
 
"Qué me quieren desacreditar diciendo que yo miento, que yo me invento cosas… me da igual. Yo lo único que tengo que decir, es que me están tocando las narices. Porque voy a decir lo que siento. ¿Qué quieren una guerra?, ¿Quieren una guerra? Quién ha mandado la foto tenía que haber dicho muy claramente en una pantalla, como hace Belén Esteban, se equivoque o no se equivoque, esta señora se equivoca".
 
"No admito nada porque yo he dicho lo que creía conveniente".
 
Sin amenazas
 
"Lo que más me duele es que todo el mundo que está en esa casa sabe lo que pasa. Todo el mundo, todo el mundo. Empezando por el padre y acabando por el último, vale? Y me da igual porque yo voy a seguir luchando contra viento y marea".
 
"Cuidadito, cuidadito. Yo no amenazo porque para mí sería muy fácil sentarme aquí y decir todo lo que pienso. ¿Sabes por qué no lo hago? Por mi niña".
 
Unos regalos muy originales
 
"¿No te han mandado fotos de los regalos que venían? Que venían dos paletas de Nieve Sun y una toalla de promoción de Estée Lauder".
 
"Y yo tengo esta boca, que tengo mi boca para hablar, ¿eh?".
 
En busca de la foto
 
"Otra cosa te voy a decir, ¿por qué la que ha sido la de la foto? La topa…Sí, está entre dos, está entre dos y una de ellas me dijo a mí que no había tarta así que coge la margarita y mira quien será. Pero vamos, que a mí me da igual".
 
"Os vuelvo a recordar que cuando el Jesulín estuvo en el lecho, que se estaba muriendo el pobre, menos mal que ya revivió. Él llamó a Belén Esteban. Yo he escuchado a la mujer y a la abuela decir que estaba loca. Siete años han tardado en reconocerlo. Yo por lo menos he tardado tres meses y era por una información que me habían dado. Pero, que yo corro con todas las consecuencias".
 
¿Qué padre?
 
"Yo se lo que pasa. Lo que quiero decir, es que mi hija es mía, mía. De su padre, ¿qué? ¿Qué padre? Ana Rosa perdona, mira, vale. Ana Rosa es que ya sabes tú. Mira Ana Rosa".
 
La máquina de la verdad
 
"Yo propongo una cosa. Traer aquí, y te lo digo Ana Rosa que yo me siento en la máquina de la verdad y me preguntáis del Jesulín y de todo lo demás. Que la máquina la quemo".
 
"Jolín la topa, la topa. Que foto más bonita cuanto sonreía la niña".
 
Con pruebas en la mano
 
"Yo tengo en casa la toalla del Estée Lauder  y las paletas del Nieve Sun".
 
"Pues nada, le digo a la topa, porque a mí no me engaña y es muy bonito todo esto pero, mira Miguel Ángel, yo creo que yo he abierto mi boca porque la abuela fue a un programa y no fue que Belén Esteban sacara el tema".
 
Entre abuelas
 
"Ella podía haber dicho: Carmen, eso no es verdad. ¿Por qué se calló?".
 
"Dios mío, si yo pudiera, si yo pudiera".
 
Una foto para enmarcar
 
"Dile a la topa que te mande más fotos para ponerlas yo en el salón de mi casa".
 
"Hombre, que yo se que su manera de querer, ¡Vaya manera!".
 
"¿Para que te la manda para que la tengas en la cartera?".
 
Con Jesulín
 
"Él muy amable claro, cuando no está, cuando no está… Yo no estoy dando nombres".
 
"Jesús, mira a ver quien manda las fotos".
 
Contra todos
 
"Sabes lo malo de esto, es que igual que ellos mandan las pruebas hay mucha boquita. Y lo malo mío, que no tengo mala intención, pero aquí hay más de una persona, presente, que ha oído lo que me han malmetido. Si yo hubiera sido otra, ¿Sabes lo que hubiera hecho? Grabarlas, ponerla aquí y se les caía la cara de vergüenza. A todos. Empezando por la que tiene tantos…¿Cómo se llama? ¿Cómo se llama esto?".
 
"Yo es que ya, ¿Qué quieres que te diga?".
 
 
"Esto va por enciclopedia, no por memorias".