Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'vecino traidor', a la carga

No fue una filtración de humedad o un daño en la medianera. Ni tampoco algún olor desagradable o un molesto ruido nocturno. La causa del enfado de Belén Esteban con su vecino, ya conocido a nivel nacional como el 'vecino traidor', fue que éste se ha pasado al bando de Jesulín tras años de amistad con la colaboradora de 'AR'. Una rocambolesca historia que parece sacada de un guión de telenovela venezolana.
Primero, amigo y confidente. Ahora, enemigo y desertor . Cuatro adjetivos que resumen la historia entre Belén Esteban y un vecino de su urbanización. Todo comenzó cuando Belén le pidió al vecino en cuestión, que le prestase su plaza de garaje a Jesulín cuando este viniese a visitar a Andreíta. Comenzaba entonces una relación de amistad entre el torero y el 'vecino traidor', por supuesto, a escondidas de la futura novia. Incluso llegó a ser fotógrafo de la familia de Ubrique.
Pero el vecino también habla, y además, parece tener la "lengua muy sueltecita", en palabras de los colaboradores de 'AR'. Ya ha insinuado en una entrevista realizada para el programa de Ana Rosa Quintana, que Jesulín vino a ver a su hija el pasado fin de semana y Belén le mintió diciéndole que no estaba en Madrid. "¿Quién es ese friky para decir que Jesús viene a mi casa a ver a mi hija y no le dejo verla?", decía Belén Esteban indignada en 'AR'.
Y es que Belén está muy crispada con este individuo tan desleal. "¿Mi amistad vale menos que ser el fotógrafo de Jesulín de Ubrique?", decía emocionada. Pero la colaboradora del 'Programa de Ana Rosa' también ha tenido palabras para el padre de su hija. "Me parece vergonzoso que Jesús consienta esto. Si mi padre levantara la cabeza se volvía a morir, imagínate la amistad que hemos podido tener".
Visto lo visto parece que el Conde Lequio tenía razón al afirmar que "los vecinos son para decirle buenos días y nada más".  ¿Tendremos más episodios de este particular 'Aquí no hay quien viva'?. Solo el tiempo lo dirá.