Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La verdadera vida de una miss convertida en baronesa

'Carmen Cervera, la baronesa', pone nombre a la biografía no autorizada de María del Carmen Rosario Soledad Cervera, luego Tita y finalmente baronesa Thyssen-Bornemisza. A través de 350 páginas, Goya Ruiz y Teo Lozano, destapan la verdadera vida de uno de los rostros más célebres del papel couché español. ¿Qué esconde en su pasado Carmen Cervera? ¿Qué hay detrás de las ambiciones de la baronesa? Los autores del libro estuvieron en 'El Programa de Ana Rosa' para contarlo.
María del Carmen Rosario Soledad Cervera Fernández (Barcelona, 23 de abril de 1943 ), modelo, actriz y filántropa, realizó sus estudios en Suiza. En 1961 ganó el certamen de Miss España presentándose como Miss Cataluña, y quedó tercera en el certamen de Miss Universo. Estos títulos le lanzaron a una fama que había perseguido con el tesón infundido a base de las férreas lecciones de su madre. "Su madre, sin duda, diseña toda la trayectoria de Tita Cervera, es la madre 'manager'. Ella la educa para que brille en lo más alto de la escala social y para que caze a un millonario", decía esta mañana Goya Ruiz.
Tal y como se publica en la biografía, Carmen Cervera 'maquilló' sus humildes orígenes. Su padre no era un 'ingeniero' como ella afirmaba, sino un mécanico de motos con taller en la calle Balmes, en pleno Ensanche barcelonés. Asímismo, su abuelo, nombrado por ella como 'Marqués de Valladolid' (título inexistente) era un humilde agricultor de la llana Castilla. "No es una crítica a los orígenes, sino desvelar lo que ocurrió", afirmaba Teo Lozano en 'El Programa de Ana Rosa'.
Tras coronarse entre las mujeres más bellas del mundo, un multimillonario argentino afincado en Lausana, de nombre Silvio Carlos René Triceri, se enamoró empedernidamente de la elegante morena, proponiéndole matrimonio pocos meses después. Carmen lo rechazó pero, ante la insistencia del magnate, accedió a quedarse como canguro de sus tres hijos. Tras dos años en la sombra de las páginas de sociedad, el semanario de crónica negra 'Por qué' abría con un inesperado titular:"Denunciada por un millonario". Su rico pretendiente la había denunciado por el robo de un anillo valorado en un millón de pesetas de la época.
Su primer ascenso social llegó tras casarse con Lex Barker , el actor que interpretaba a Tarzán, al que conoció en un vuelo a Zurich al pedirle un autógrafo. Enviudó del mismo en 1972 cuando el invencible 'rey de la selva', murió de un infarto en Nueva York. Pero no todo fueron momentos de abundancia y fama para la baronesa, ya que su posterior matrimonio con el playboy venezolano Espartaco Santoni, no le trajo a Carmen más que humillación y ruina (especialmente tras descubrirse que el matrimonio no era válido, al estar casado el productor con otra mujer). A ello se sumó el nacimiento de Borja, su hijo, de padre no revelado.
A pesar de estos malos momentos, los ambiciosos planes de su madre finalmente fraguaron al contraer matrimonio en 1985 con el barón Thyssen Bornemisza, una de las mayores fortunas de Europa. El libro de Goya Ruiz y Teo Lozano, revela cómo los hijos del noble, peleados por la herencia, encargaron a la agencia de detectives Método 3 una investigación sobre el patrimonio de Carmen Cervera. Tal y como se recoge en el libro, "la baronesa iba a utlizar las mismas armas contra su nuera: quería comprobar si Blanca estaba dilapidando la fortuna de Borja, si se había enriquecido a costa de él; en definitiva, la misma acusación que los vástagos Thyssen habían formulado contra ella".
En 2002 moría el barón y Carmen se convertía en la viuda más rica de Europa. A toda esta fortuna se sumó, además, el legado más valioso que recibió la baronesa: el amor por el arte.
La vida de Carmen Cervera ha sido, en definitiva, un auténtico 'cuento de cenicienta'.