Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las dos versiones de la denuncia de Lydia Bosch

Los abogados de Alberto Martín, actual marido de la actriz, aseguran que la demanda de supuestos abusos sexuales a la hija de Lydia responde al hecho de que el arquitecto no accede al acuerdo de divorcio que ella propone y que incluiría 20.000 euros al mes, la casa familiar, el pago del colegio de los niños y la custodia para ella.
La denuncia de Lydia Bosch a su marido y el inminente divorcio son dos asuntos cada día más turbios. Las versiones de uno y otro difieren de manera radical y tendrá que ser el juez el que arroje luz sobre la polémica.
En 'El programa de Ana Rosa' han repasado el caso y las periodistas Paloma Barrientos y Beatriz Cortázar han ofrecido nuevos datos. No hay que olvidar, que Lydia Bosch denunció a su marido, Alberto Martín, por suspuestos abusos sexuales a su hija de 17 años (fruto de la relación de la actriz con Micky Molina) y pidió una orden de alejamiento. Aunque el arquitecto pasó un día en la cárcel, el juez, después de tomarle declaración, decidió ponerlo en libertad y rechazó la oden de alejamiento.
Según la versión dada por los abogados de Martín, la denuncia de Bosch no es más que una estrategia para la negociación de un divorcio "que se verá el próximo 22 de mayo en el Juzgado de Familia de Pozuelo de Alarcón", tal y como detalló Barrientos.
Supuestamente la actriz optó por esta medida al ver que él no aceptaba sus peticiones: 20.000 euros mensuales, la casa familiar, pago del colegio y la custodia de los pequeños. Algo a lo que él se opuso, ya que quiere la custodia compartida.
Por su parte, Cortázar dio a conocer la versión de la protagonista de series míticas como 'Motivos personales' o 'Médico de Familia'. Sus abogados niegan estas cifras e insisten en que la actriz descubrió los abusos después de comenzar los trámites del divorcio. Por eso piden que se separen bien los dos procesos: el de divorcio y la denuncia por abusos sexuales.
La periodista también recalcó que la "denuncia va acompañada de informes periciales de una psicóloga" y que tendrá su juicio.