Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La violencia machista entra en la campaña electoral

Las muertes de Laura Morales, María Victoria Martínez, Virma Gimeno y María Jesús Marcos,  reabrían el debate sobre la utilidad de la Ley Integral contra la Violencia de Género, y acercaban, por primera vez desde el comienzo de la campaña, las posturas, manifiestamente alejadas, del Partido Socialista y el Partido Popular. Los reproches y las acusaciones cesaron por un día en aras de un compromiso compartido: el fin de la violencia de género.
 
Por primera vez desde el comienzo de la campaña, Mariano Rajoy, nombraba la violencia de género en su mitin político en Tenerife. "Ayer fueron asesinadas en España cuatro mujeres. Quiero condenar estos hechos, y transmitir mi solidaridad, como cualquier persona decente. Y decir algo más. No llega con una ley, se necesitan juzgados, policías y medidas preventivas. No voy a pasar por ahí, me voy a ocupar de esto y seré implacable y absolutamente contundente", afirmaba el líder popular.
 
Por su parte, el presidente Zapatero anunció ayer que, si gana las próximas elecciones, convocará de urgencia una conferencia de presidentes autonómicos para sumar esfuerzos. "No puedo estar tranquilo ni conforme hasta que no logremos erradicar esa lacra intolerable que es el machismo criminal, que parte de una concepción indeseable de que las mujeres son inferiores", afirmaba contundente en Barakaldo.
 
El candidato de IU, Gaspar Llamazares, se unió a la condena por las últimas agresiones mortales y anunció que en la próxima legislatura su grupo parlamentario contra la violencia de género, con el objetivo de incluir "más medias culturales, educativas, sociales y laborales que den más autonomía e igualdad a las mujeres". propondrá una revisión "a fondo" de la ley
 
La actual Aún así, la que cuestionar la ley, lo que se debe hacer es "preguntarse cómo ser más eficaz" en su cumplimiento.  Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, aprobada por unanimidad hace tres años, parece insuficiente a la luz de los datos. presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del CGPJ, Montserrat Comas, quiso dejar constancia ayer del buen funcionamiento de la norma. Según Comas más
 
¿Cuáles son las carencias más significativas? Aunque la Ley de Violencia de Género comenzó su andadura con 15 Juzgados que se encargaban exclusivamente de la materia y en la actualidad la cifra asciende a 83, el ascenso de asesinatos pide a gritos más órganos especializados.  Además, no hay suficientes unidades específicas para valorar el riesgo que corre cada víctima. 
 
Otro de los puntos débiles de la Ley es que no llega con rotundidad al colectivo de inmigrantes. De hecho, casi la mitad de las asesinadas en lo que va de año, eran mujeres extranjeras. Al respecto, el PSOEha propuesto un Plan Específico para mujeres inmigrantes y la expulsión de los extranjeros condenados por violencia de género. Estos puntos, junto con la creación de programas de prevención para jóvenes y sistemas de vigilancia especial, conforman las principales propuestas del Partido Socialista respecto a la violencia machista.
 
Las propuestas del PP , por su parte, giran en torno a una mejora en el diagnóstico de riesgo, el aumento del número de policías y juzgados especializados y la creación de juicios rápidos para el quebrantamiento de las órdenes de alejamiento.
 
Pero mientras continúa el debate, también siguen los ataques a mujeres . Ayer, en la localidad pontevedresa de Poio, una mujer de 32 años fue apuñalada por su compañero sentimental. Y en Palma de Mallorca una mujer era acuchillada por su novio.
 
La cuenta suma y sigue, en medio de una fuerte repulsa nacional.