Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El césped puede ser la gran preocupación de la Roja: hoy no lo podrán pisar y su imagen es... ¿preocupante?

El nuevo estadio de Burdeos tiene un viejo problema que empieza a ser recurrente en esta Eurocopa: el estado del césped. Cómo será la cosa que este lunes, a poco más de veinticuatro horas para que se dispute el partido, los internacionales no podrán ejercitarse sobre el que será el escenario del Croacia-España. En su lugar, tendrán que desplazarse al antiguo estadio del Girondins para preservar un terreno de juego que lucía un aspecto llamativo y quizá también preocupante. Potentes lámparas distribuidas a lo largo y ancho del estadio completaban los cuidados de los jardineros, con la idea de que este martes todo esté en perfectas condiciones. Y si a simple vista no llama la atención especialmente por su mal estado, cuando te acercas... Habrá que cruzar los dedos.