Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo: "Cuando pierdes la confianza en quien más quieres, ¿Qué te queda?

"¿Qué necesito yo? A mis pacientes, tanto como ellos a mí. Necesito curarlos, protegerlos… Pero también necesito otra cosa", Pablo reflexiona así sobre la necesidad que sienten las personas. Él prefiere desear cosas alcanzables, pero le falta algo, aunque no quiera reconocerlo.

Lo peligroso que es necesitar a alguien
"Necesidad: aquello a lo que es imposible faltar o resistir, por eso necesitar a una persona es tan peligroso. Yo he decidido necesitar cosas más fáciles y alcanzables. Por ejemplo, necesito mear nada más levantarme, necesito ducharme con agua ardiendo, necesito lavarme los dientes tres veces al día, necesito comprobar que aún no se me ha empezado a caer el pelo, necesito que mis arrugas sigan pareciendo marcas de reírme mucho… Pero hay algunas cosas que no las necesito en absoluto.
Todos necesitamos algo, la pregunta es ¿Qué necesitamos? Algunas personas justo lo que saben que no deben, otras sólo necesitan que alguien les abra los ojos. Otras necesita que les recuerden quiénes eran para no cometer los mismos errores y yo, ¿Qué necesito yo? A mis pacientes, tanto como ellos a mí. Necesito curarlos, protegerlos… Pero también necesito otra cosa. Necesito volver a confiar porque cuando pierdes la confianza en quien más quieres, ¿qué te queda?"
Teresa besa a Pablo
Teresa pudo sentir la humedad y el frío de la hierba en los pies. Junto a Pablo lo celebraron sentados en el jardín, y Teresa decidió decirle algo importante: "Gracias Pablo, gracias porque me has ayudado, porque me has cuidado… Te has convertido en la persona más importante de mi vida".
Pablo respondía a sus palabras: "¡Qué responsabilidad! Para mí es importante saber que formo parte de tu vida porque también me hace sentir bien hacerte feliz y que estés bien…" Y entonces Teresa le besó, pero él le apartaba. "Lo siento, mierda, es culpa mía… Te lo tenía que haber dicho, no… es que estoy casado".  "Estás casado, olvídalo, no me menciones…", replicaba Teresa, "no entiendo nada pero es un error, me lo has dejado claro. ¿Me ayudas con las muletas? Me quiero ir, me quiero ir ya". "Vale", respondía él.